ALBANY, Nueva York, EE.UU. (AP) — Un hombre de la ciudad de Nueva York fue acusado de contrabandear tres pitones birmanas que llevaba en sus pantalones en un cruce fronterizo entre Estados Unidos y Canadá.

Calvin Bautista, de 36 años, está acusado de llevar las serpientes escondidas en un autobús que cruzó el norte de Nueva York el 15 de julio de 2018. La importación de pitones birmanas está regulada por un tratado internacional y por regulaciones federales que las catalogan como “perjudiciales para los seres humanos”. “

Bautista, de Queens, fue procesado el martes en Albany por el cargo federal de contrabando y puesto en libertad en espera de juicio, según un comunicado de prensa de la oficina de la fiscal federal Carla B. Freedman.

Se envió un correo electrónico en busca de comentarios al abogado de Bautista.

El cargo conlleva el potencial de una sentencia máxima de 20 años de prisión y una multa de hasta $250,000, según los fiscales federales.

La pitón birmana, una de las serpientes más grandes del mundo, se considera una especie vulnerable en su Asia natal y es invasora en Florida, donde amenaza a los animales nativos.