WASHINGTON (AP) — Un juez federal presidirá una importante audiencia para John Hinckley, el hombre que le disparó al presidente Ronald Reagan en 1981 y está a punto de ser liberado de todas las condiciones restrictivas restantes.

El juez del Tribunal de Distrito de EE.UU., Paul L. Friedman, dijo en septiembre que liberaría a Hinckley de las restricciones el 15 de junio, siempre y cuando a Hinckley se comportora bien. Las autoridades dicen que Hinckley ha cumplido y no se espera que la audiencia del miércoles, a la que Hinckley no asistirá, altere esos planes.

Hinckley estuvo confinado en un hospital psiquiátrico en Washington durante más de dos décadas después de que un jurado lo declarara no culpable por demencia por dispararle a Reagan. Pero a partir de 2003, Friedman comenzó a permitir que Hinckley viviera por períodos más largos en la comunidad con requisitos como asistir a terapia y restricciones sobre a dónde puede viajar. Ha estado viviendo a tiempo completo en Virginia desde 2016, aunque todavía bajo restricciones.

Estos incluyen: permitir que los funcionarios accedan a sus dispositivos electrónicos, correo electrónico y cuentas en línea; que se le prohíba viajar a lugares donde sabe que habrá alguien protegido por el Servicio Secreto y que le dé un aviso de tres días si quiere viajar más de 75 millas (120 kilómetros) desde su casa en Virginia.

En julio, Hinckley, que toca la guitarra y canta y ha compartido su música en un canal de YouTube, planea dar un concierto en Brooklyn, Nueva York. Se han cancelado las apariciones en Connecticut y Chicago para lo que él ha llamado el “John Hinckley Redemption Tour”.

El juez ha dicho que Hinckley, quien cumplió 67 años el domingo, no ha mostrado síntomas de enfermedad mental activa, comportamiento violento ni interés por las armas desde 1983.

En un informe de estado presentado antes de la audiencia del miércoles, los fiscales escribieron que los funcionarios de salud que han supervisado el tratamiento de Hinckley durante años creen que “ha recuperado la cordura de tal manera que no representa un peligro para sí mismo ni para los demás debido a una enfermedad mental si es liberado incondicionalmente planificado”.

Los fiscales se habían opuesto previamente a poner fin a las restricciones, pero cambiaron su posición el año pasado y dijeron que estarían de acuerdo con la liberación de Hinckley de las condiciones si continuaba mostrando estabilidad mental y siguiendo las restricciones. La fiscal Kacie Weston escribió en un expediente judicial antes de la audiencia que “el gobierno no ha encontrado evidencia que sugiera que no se debe otorgar la liberación incondicional del Sr. Hinckley” como dijo previamente el juez que lo haría.

Reagan se recuperó del tiroteo del 30 de marzo de 1981, pero su secretario de prensa, James Brady, quien murió en 2014, quedó parcialmente paralizado como resultado. El agente del Servicio Secreto Timothy McCarthy y el policía de Washington Thomas Delahanty también resultaron heridos. Reagan murió en 2004.

En la década de 2000, Hinckley comenzó, con la aprobación del juez, a hacer visitas a la casa de sus padres en Williamsburg, Virginia. Su padre murió en 2008, pero en 2016 le dieron permiso para vivir con su madre a tiempo completo . Aún así, se le exigió que asistiera a sesiones de terapia individuales y grupales, se le prohibió hablar con los medios y solo podía viajar dentro de un área limitada. El Servicio Secreto también lo seguiría periódicamente.

La madre de Hinckley murió en 2021. Desde entonces, él se mudó de su casa. En los últimos años, Hinckley ha ganado dinero vendiendo artículos en un centro comercial de antigüedades y vendiendo libros en línea.

Hinckley ha dicho en su canal de YouTube que ha iniciado un sello discográfico, Emporia Records, y que su primer lanzamiento será un CD de 14 canciones de su música. También promociona su música en Twitter.