(NewsNation) — La construcción de casas nuevas continúa a un ritmo acelerado, pero los nuevos datos de ventas muestran que el mercado puede estar enfriándose ligeramente.

En abril, las ventas cayeron un 17%, la mayor caída en casi una década, según datos publicados la semana pasada por la Oficina del Censo.

Sin embargo, los precios de las viviendas siguen siendo altos, casi un 20% más con un precio medio de $450,000.

Si bien los datos de ventas pueden sugerir un mercado más lento, los expertos lo ven como un control de la realidad.

“Lo que sucede es que tal vez el mercado viajaba a unas 125 millas por hora, ahora solo vamos a 100 millas por hora”, dijo Mark Johnson, presidente de JPAR Real Estate. “Sigue siendo rápido, solo que más lento que antes”.

Algunos compradores potenciales pueden estar esperando debido a la combinación de inflación general y tasas de interés más altas.

“El pago típico de una hipoteca aumentó un 57% en comparación con hace solo un año, lo que realmente se traduce en $720 más en su pago mensual”, dijo George Ratiu, economista senior de Realtor.com.

Los altos precios pueden estar alejando a algunos, y los mercados calientes pueden tener un efecto dominó.

Las Vegas, por ejemplo, donde el precio medio es de $515,000. Está impulsando las ventas en Pahrump, Nevada, a más de una hora de Las Vegas, donde el comprador Lee Moore dijo que los precios aún son asequibles.

“En Pahrump, puedes obtener lotes más grandes, propiedades más grandes, por menos”, dijo Moore.

La demanda de viviendas sigue superando a la oferta con nuevas construcciones, que sigue obstaculizada por problemas de la cadena de suministro.

“Tienes que tomar posesión de la casa y ser ingenioso durante unos meses hasta que aparezca tu microondas o tu refrigerador o algo así”, dijo Johnson.

Más inventario podría estar en camino. El seguimiento de Realtor.com indicó que más propietarios planean listar sus casas en los meses de verano.

“Para los compradores que tienen paciencia y pueden esperar, es probable que en solo unos meses veamos un mercado inmobiliario muy diferente”, dijo Ratiu. “Más inventario, precios más accesibles”.

Los datos indican que 73 millones de millennials esperan comprar casas en los próximos dos años, por lo que los analistas predicen que no habrá una disminución en la demanda.