WASHINGTON (AP) — La Reserva Federal intensificó su lucha contra la peor inflación de los últimos 40 años en Estados Unidos elevando miércoles en medio punto porcentual su tasa de interés de referencia a corto plazo —su acción más contundente desde el 2000— y dando señales de que se avecinan nuevas alzas importantes de las tasas.

El aumento de la tasa clave la elevó a un rango de entre 0.75% y 1%, el nivel más alto desde el inicio de la pandemia hace dos años.

El banco central estadounidense anunció también que empezará a reducir su enorme balance de 9 billones de dólares, formado mayormente por bonos del Tesoro e hipotecarios.

La cantidad de títulos en manos de la Reserva Federal prácticamente se duplicaron cuando la economía estadounidense entró en recesión debido a la pandemia, pues el banco central compró billones de dólares en bonos a fin de deprimir las tasas de interés a corto plazo.

La reducción de los activos en manos de la Fed también deberá tener el efecto de aumentar las tasas sobre los préstamos en general.

En su conjunto, todas las medidas tomadas por el banco central probablemente redundarán en préstamos más costosos, tanto para particulares como para empresas, incluyendo hipotecas, tarjetas de crédito y compras de vehículos.

En conferencia de prensa el miércoles, el presidente de la Fed Jerome Powell dejó en claro que se vienen más aumentos de las tasas.

“Hay un consenso en el comité de que más aumentos (de medio punto porcentual) deben estar en la mesa en el próximo par de reuniones”, indicó el funcionario.