( The Hill ) – Una estudiante de 11 años que sobrevivió al tiroteo masivo en Uvalde, Texas, el martes, dice que se cubrió con la sangre de un compañero de clase y se hizo la muerta para protegerse de los disparos.

Miah Cerrillo le dijo a CNN el viernes que mojó sus manos en la sangre de un compañero de clase muerto después de que el tirador salió de su salón de clases y se la esparció para hacerse la muerta en caso de que regresara.

Cerrillo fue atendida en el hospital por heridas provocadas por fragmentos de bala, y su madre, Abigale Veloz, dice que la niña está “traumatizada”.

Miguel Cerrillo, su padre, confirmó este jueves a Fox News que ha sido dada de alta del hospital, pero añadió que está “enloquecida” tras estar en “modo supervivencia” durante el tiroteo.

El tirador, Salvador Ramos, de 18 años, entró al salón de clases de Miah, donde los estudiantes de cuarto grado habían estado viendo “Lilo and Stitch”, justo cuando un maestro caminaba hacia la puerta para cerrarla.

Miah dijo que Ramos miró a una de las maestras a los ojos y dijo “Buenas noches” antes de dispararle y luego abrir fuego contra la clase.

Ramos supuestamente entró en un salón de clases contiguo donde Miah dijo que escuchó disparos, gritos y música deprimente, que describió como música de “Quiero que la gente muera”.

La niña y un amigo llamaron al 911 desde el teléfono de su maestro muerto y pidieron ayuda a la policía.

Según CNN, Miah comenzó a llorar mientras hablaba sobre la policía que esperaba afuera de la escuela y dijo que no entendía por qué los oficiales no entraron y los rescataron.

Según su tía Blanca Rivera, Miah quedó profundamente conmocionada cuando la realidad del tiroteo la golpeó la noche del martes, horas después del incidente.

“Alrededor de la medianoche, mi cuñada me llamó y estaba llorando como, ‘Creo que acaba de golpear a Miah. Creo que todo se hizo realidad. Estamos en casa y ella solo está llorando y teniendo un ataque de pánico’”, dijo Rivera a Click2Houston el martes.

Miah pidió no hablar en cámara debido a su trauma.

Veloz organizó un GoFundMe para pagar los gastos médicos y la terapia de Miah y escribió: “Necesitará mucha ayuda con todo el trauma por el que está pasando. mi hija es una persona increíble y es una muy buena hermana para sus hermanos. necesitaremos ayuda con sus gastos médicos que fueron causados por el fragmento de bala en su espalda”.

Rivera dijo: “En este momento, solo tenemos que orar y pedirle a Dios que nos ayude a superar esta situación. Sé que es traumatizante y que una niña de 11 años pase por esto, no puedo imaginar lo que está sintiendo”.