WASHINGTON (AP) — Los empleadores de Estados Unidos hicieron caso omiso de la alta inflación y el debilitamiento del crecimiento para crear 372,000 puestos de trabajo en junio, un aumento sorprendentemente fuerte que probablemente impulsará a la Reserva Federal a seguir elevando drásticamente las tasas de interés para enfriar la economía y frenar los aumentos de precios.

La tasa de desempleo en junio se mantuvo en 3.6% por cuarto mes consecutivo, dijo el Departamento de Trabajo el viernes, igualando un mínimo de casi 50 años que se alcanzó antes de que ocurriera la pandemia a principios de 2020.

La racha de fuertes contrataciones del año pasado ha sido buena para quienes buscan trabajo y ha llevado a salarios más altos para muchos empleados. Pero también ayudó a impulsar la inflación más alta en cuatro décadas y aumentó la presión sobre la Reserva Federal para que reduzca aún más los préstamos y el gasto.

Muchos empleadores aún luchan por cubrir puestos de trabajo, especialmente en el vasto sector de servicios de la economía, y los estadounidenses ahora viajan, salen a comer y asisten a eventos públicos con mucha mayor frecuencia. La Fed puede considerar la creación de empleo de junio como una prueba de que el rápido ritmo de contratación está alimentando la inflación, ya que las empresas aumentan los salarios para atraer a los trabajadores y luego aumentan los precios para cubrir sus mayores costos laborales.

La Fed ya se ha embarcado en su serie más rápida de aumentos de tasas desde la década de 1980, y nuevos aumentos importantes harían que los préstamos fueran mucho más costosos para los consumidores y las empresas y aumentarían el riesgo de una recesión.

El persistente deseo de muchas empresas de contratar y crecer proporciona un baluarte contra la probabilidad de que la economía caiga en recesión durante el próximo año. Incluso si ocurre una recesión, el crecimiento saludable del empleo y los salarios del año pasado podría ayudar a que sea relativamente breve y leve.

Por ahora, hay aproximadamente dos ofertas de trabajo publicadas por cada trabajador desempleado. Y la cantidad de personas que buscan beneficios de desempleo, un indicador de despidos y un indicador temprano de una recesión, sigue muy por debajo de los promedios históricos, aunque ha aumentado recientemente.

Al mismo tiempo, el crecimiento económico ha sido negativo durante dos trimestres consecutivos, los consumidores están reduciendo sus gastos con la inflación en un máximo de cuatro décadas y las ventas de viviendas han caído debido a que la Reserva Federal ha aumentado los costos de los préstamos.

Y la contratación podría debilitarse en los próximos meses. La Fed quiere que el crecimiento del empleo se desacelere, al menos modestamente, como parte de sus arduos esfuerzos para enfriar la economía y frenar la alta inflación. La administración Biden también ha tratado de presentar cualquier retroceso en la contratación como parte de una transición bienvenida hacia una economía más sostenible que ayudará a mantener baja la inflación.

Pero es probable que la transición a un ritmo de crecimiento y contratación más sostenible sea accidentada. Si, por ejemplo, los recortes de tasas de la Fed terminan por ralentizar demasiado el crecimiento, como temen muchos analistas, la economía podría entrar en recesión el próximo año. Ya son evidentes los signos de una desaceleración. En mayo, el gasto del consumidor, ajustado por inflación, cayó por primera vez desde diciembre. Las ventas de viviendas usadas han caído casi un 9% respecto a hace un año.

Y algunas empresas están anunciando despidos o han pausado la contratación. En particular, varios grandes minoristas, incluidos Walmart y Amazon, han dicho que contrataron en exceso durante la pandemia, y Walmart redujo su plantilla por desgaste.

Tesla está recortando alrededor del 3.5% de su plantilla total. Netflix ha despedido a unos 450 empleados después de que reportó la pérdida de suscriptores por primera vez en más de una década. El minorista de automóviles en línea Carvana y las empresas de bienes raíces Redfin y Compass también han anunciado recortes de empleos.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, ha mantenido la esperanza de que la economía continúe expandiéndose incluso cuando el banco central aumenta los costos de los préstamos a su ritmo más rápido desde fines de la década de 1980. Pero Powell también ha reconocido que factores extranjeros, como la invasión rusa de Ucrania, que ha elevado los precios de la gasolina y los alimentos, dificultarán evitar una recesión.

El mes pasado, admitió que una recesión “no es nuestro resultado previsto, pero ciertamente es una posibilidad”.

El mercado laboral se ha recuperado mucho más rápidamente de la recesión pandémica que después de recesiones anteriores.