El veterano de la Segunda Guerra Mundial más viejo de Estados Unidos celebra su cumpleaños número 112

Nacional

FILE – In this Sept. 12, 2019 file photo, World War II veteran Lawrence Brooks holds a photo of him taken in 1943, as he celebrates his 110th birthday at the National World War II Museum in New Orleans. Brooks celebrated his 112th birthday, Sunday, Sept. 12, 2021 with a drive-by party at his New Orleans home hosted by the National War War II Museum. Drafted in 1940, Brooks was a private in the Army’s mostly Black 91st Engineer Battalion. (AP Photo/Gerald Herbert, File)

NUEVA ORLEANS (AP) – Un hombre de Luisiana, el veterano de la Segunda Guerra Mundial de mayor edad en Estados Unidos, ha cumplido 112 años.

Lawrence Brooks celebró el domingo con una fiesta en automóvil en su casa de Nueva Orleans organizada por el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial, informó The Times-Picayune / The New Orleans Advocate. También recibió saludos del gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, quien tuiteó: “Sr. Brooks, todo el estado de Louisiana le agradece su servicio y todos le deseamos un feliz cumpleaños “.

El museo ha organizado fiestas para Brooks anteriormente, aunque la pandemia de coronavirus ha provocado que esos eventos se conviertan en celebraciones de vehículos en vehículos durante los últimos dos años.

Las festividades de este año incluyeron un desfile de Jeep, una actuación en vivo del trío vocal del museo y entretenimiento de los músicos de Nueva Orleans. La ciudad también reconoció el cumpleaños de Brooks con una proclamación oficial.

Nacido en Norwood, Louisiana, en 1909, Brooks ha vivido en Nueva Orleans desde 1929. Reclutado en 1940, era un soldado raso en el 91er Batallón de Ingenieros del Ejército, en su mayoría negros, una unidad que estaba estacionada en Nueva Guinea y Filipinas y construyó infraestructura como como puentes, carreteras y pistas de aterrizaje.

En una historia oral sobre su servicio publicada en YouTube, Brooks también describió cómo estaba entregando una carga de alambre de púas al frente cuando uno de los motores del C-47 en el que viajaba se apagó.

Después de que arrojaron el alambre de púas para ahorrar peso, se dirigió a la cabina del piloto. Les dijo al piloto y al copiloto que como eran los únicos dos con paracaídas, si tenían que saltar, él se agarraría a uno de ellos.

“Sin embargo, lo logramos”, dijo riendo. “Nos reímos mucho de eso”.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.