UVALDE, Texas ( NEXSTAR ) — En casi todas las paredes de la casa de Alfred Garza III hay fotos de su hija de 10 años, Amerie Jo.

Han pasado casi dos meses desde que se la quitaron, pero por primera vez el martes, vio el video de vigilancia desde el interior de Robb Elementary cuando ocurrió el tiroteo del 24 de mayo.

Eso lo tomó desprevenido y lo molestó, ya que esperaba una visita privada con otras familias el domingo antes de que se diera a conocer públicamente.

“Fue un poco difícil escuchar los disparos, sabiendo a dónde iban esas balas”, dijo Garza.

La corresponsal de Nexstar en el Capitolio de Texas, Jala Washington, le preguntó a Garza si estaba contento de que el video se haya publicado antes.

“Es una espada de doble filo”, dijo Garza. “Estaba esperando que sucedieran cosas como esta. Detesto que salgan pedazos porque me gustaría ver el rompecabezas como un todo sin que falten piezas. Porque cuando salen cosas como esta, es como si todos sacan sus propias conclusiones sobre por qué sucedió esto”.

Alfred Garza III, el padre de una niña de 10 años que murió en el tiroteo en la escuela Uvalde, se sienta con Jala Washington de Nexstar para hablar sobre el video de vigilancia filtrado de la escuela. (Foto de Nextstar)
Alfred Garza III, el padre de una niña de 10 años que murió en el tiroteo en la escuela Uvalde, se sienta con Jala Washington de Nexstar para hablar sobre el video de vigilancia filtrado de la escuela. (Foto de Nextstar)

Quizás lo más molesto para él fue ver cuántos oficiales había en la escuela durante tanto tiempo antes de que mataran al tirador.

“Hicieron un juramento de servir y proteger, y creo que alguien debería haber tomado la iniciativa y decir: ‘oye, tenemos que hacer algo ahora'”, dijo Garza.

Como las preguntas quedan sin respuesta por ahora, el alcalde de Uvalde dijo que el video no debería haberse publicado antes de que las familias pudieran verlo.

“Es una de las cosas más cobardes que he visto en mi vida”, dijo el alcalde Don McLaughlin. “Sí, quería que se publicara el video, pero todos estos medios de comunicación sabían que estábamos trabajando con el Comité de la Cámara”.

Garza solo quiere seguir siendo la voz de su hija Amerie.

“Estoy tratando de dejar que el proceso funcione solo”, dijo Garza. “Y de esa manera puedo obtener, ya sabes, las soluciones. Todavía tenemos muchos niños que necesitan volver a la escuela, que quieren volver a la escuela. Y los padres tienen miedo de enviarlos”.

El Comité de la Cámara de Representantes de Texas que investiga el tiroteo aún planea compartir el video y su informe preliminar con los miembros de las familias el domingo.

Esos legisladores dijeron que su informe tendrá más contexto, como el hecho de que uno de los oficiales vistos en su teléfono estaba tratando de comunicarse con su esposa, Eva Mireles, una de las maestras que murió en el tiroteo. Según el representante estatal de El Paso, Joe Moody, su esposa le envió un mensaje de texto diciendo que le habían disparado y que se estaba muriendo.