El miedo y la falta de fondos perjudican el censo en Sun Belt, dicen los defensores

Nacional

Premium Getty Image for WFLA USE ONLY

AUSTIN, Texas (AP) – Según el nuevo censo, el floreciente Sun Belt no está en pleno auge como pensaban los expertos.

Los recuentos de población publicados el lunes fueron un shock para muchos demógrafos y políticos que esperaban ver un crecimiento que podría agregar numerosos escaños en el Congreso a una región que aparentemente ha estado ganando gente rápidamente durante toda la década. En cambio, el censo encontró un crecimiento más modesto que agregó solo tres escaños en total en Florida y Texas . Arizona, el segundo estado de más rápido crecimiento en 2010, no agregó un asiento en absoluto.

Las preguntas que se hacen ahora los grupos de defensa y los funcionarios son si todas las nuevas subdivisiones y centros comerciales son un espejismo; si esos estados se equivocaron al no invertir más en alentar a los residentes a completar formularios del censo, y si los latinos en particular se mostraron reacios a confiar su información a la administración Trump.

Muchos demógrafos advierten que es demasiado pronto para concluir que el conteo de una vez por década de la nación pasó por alto grupos de población específicos. Eso no se sabrá hasta que se publiquen más datos locales a finales de este año y la Oficina del Censo haya completado una encuesta independiente que mida la precisión del recuento de personas de 2020.

Pero una cosa es indiscutible: en comparación con las estimaciones de población más recientes, los tres estados de Sun Belt obtuvieron un rendimiento inferior durante el recuento utilizado para determinar cuántos escaños en el Congreso y votos de colegios electorales obtiene cada estado. Texas obtuvo dos asientos adicionales en lugar de tres; Florida agregó solo un asiento nuevo en lugar de dos, y Arizona no pudo obtener el asiento que esperaba agregar.

Los tres estados están dirigidos por gobernadores republicanos que dedicaron menos recursos que otros estados a fomentar la participación en el censo de 2020. Y en los tres estados, los hispanos han representado aproximadamente la mitad del crecimiento de la población durante la década, según datos de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense.

En Arizona, los activistas culparon al gobernador Doug Ducey por apoyar el fallido esfuerzo de la administración Trump de agregar una pregunta sobre ciudadanía al cuestionario del censo de 2020. Esos esfuerzos intimidaron a los latinos y les impidieron participar plenamente en el censo, dijeron.

“Lo que vimos del gobierno, Ducey y la administración Trump fue intimidación desde el primer día del censo”, dijo Eduardo Sainz, director de campo nacional de Mi Familia Vota, un grupo de defensa política. “Debido a esta narrativa de miedo y esta narrativa de no financiación, perdimos ese asiento”.

La administración de Ducey emitió un comunicado del demógrafo estatal diciendo que se necesitan más datos para determinar por qué el recuento no alcanzó las estimaciones del crecimiento de Arizona.

Durante los esfuerzos de divulgación para que las personas llenen sus formularios del censo, los residentes hispanos le preguntaban a Adonias Arévalo sobre el impulso de Trump a la ciudadanía. Arévalo, director estatal de Poder Latinx en Phoenix, dijo: “A pesar de que dijimos que no habrá una pregunta sobre ciudadanía, la gente no confiaba en la administración Trump”.

Dijo que el recuento insuficiente de Arizona es en parte el legado de los líderes republicanos, incluido el ex alguacil Joe Arpaio, y las leyes contra la inmigración.

“Durante años, la gente ha desconfiado del sistema”, dijo Arévalo. “La gente teme participar en estos procesos debido a años de criminalización”.

Arizona, Florida y Texas quedaron rezagados en comparación con otros estados en sus esfuerzos por formar comités estatales destinados a impulsar la participación en el censo. Arizona solo nombró miembros a su comité en agosto de 2019, y Florida estableció uno en enero de 2020, solo unas semanas antes de que comenzara el recuento nacional en una aldea rural de Alaska. Texas ni siquiera estableció un comité estatal, lo que algunos activistas del censo atribuyeron a los legisladores de Texas que no querían tomar una posición sobre la cuestión de la ciudadanía promoviendo el censo.

Los demócratas criticaron al Partido Republicano por esos movimientos.

“Desde el principio, sabíamos que nuestro estado estaba particularmente en riesgo de contar menos a nuestros vecinos”, dijo el representante estatal Chris Turner, presidente del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes de Texas, en un comunicado. “Un esfuerzo de divulgación organizado y concertado es esencial para garantizar la máxima participación en el censo y obtener el conteo más preciso”, agregó en una entrevista.

Pero el demógrafo estatal Lloyd Potter en una entrevista sostuvo que hay poca evidencia de que el gasto estatal masivo aumente la precisión del censo. En cambio, dijo, Texas tiene muchos de los tipos de personas que habitualmente son subestimadas: ciudadanos rurales y afroamericanos y latinos.

“Esos son factores para todos los estados y pueden haber sido un factor más importante para Texas”, dijo Potter. “Tenemos muchas áreas rurales en Texas, tenemos una población latina muy significativa y en crecimiento”.

Los republicanos de Texas emitieron una declaración después del conteo del censo que decía: “La representación en Texas debe basarse en la ciudadanía, y estratégicamente podemos determinar por qué la izquierda quiere inundar Texas con miles de ilegales”.

En Florida, una portavoz del gobernador Ron DeSantis no respondió a una consulta por correo electrónico.

Paul Mitchell, un experto en redistribución de distritos en California, un estado que gastó $ 187 millones en la divulgación del censo, dijo que había un patrón claro en las cifras. A los estados que financiaron importantes campañas de participación en el censo les fue bien, mientras que a los liderados por republicanos, que vieron esfuerzos como ese como críticas al entonces presidente Donald Trump, no lo hicieron, dijo.

“Texas, Florida, Arizona, no hicieron grandes esfuerzos de divulgación para mejorar el conteo”, dijo Mitchell. “En Texas, particularmente, era un anatema decir algo en la Legislatura que pudiera ser visto como crítico con Trump”.

Mitchell dijo que la dinámica con los latinos parece clara dadas las poblaciones de los estados de bajo rendimiento. Señaló que algunos estados que lo hicieron comparativamente mejor, como su propia California, prometieron proteger a sus inmigrantes, mientras que los republicanos de bajo gasto no lo hicieron.

“Simplemente te mira a la cara”, dijo Mitchell sobre el patrón.

El recuento de población real del censo de 2020 para Arizona fue 3.3% menor de lo que habían mostrado las estimaciones de población anteriores. Florida y Texas se quedaron cortos en 0,7% y 0,5%, respectivamente.

Por otro lado, los recuentos de población en dos estados que se esperaba que perdieran escaños, Alabama y Rhode Island, excedieron sus estimaciones en un 2% o más.

Durante este ciclo del censo, Rhode Island por primera vez dedicó $ 1.5 millones en dinero público y privado a los esfuerzos de divulgación del censo. Eso, junto con el hecho de que Rhode Island fue el anfitrión de la única prueba del censo en 2018, ayudó a mantener el recuento en el ojo público, dijo John Marion, director ejecutivo de Common Cause Rhode Island.

“Hubo este constante redoble de que podríamos perder nuestro segundo asiento”, dijo Marion.

Si Nueva York hubiera contado con 89 residentes más y todos los demás estados permanecieran igual, el estado habría mantenido su asiento. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el martes que el estado estaba explorando sus opciones legales.

“Porque cuando se habla de 89, eso podría ser un pequeño error al contar”, dijo Cuomo.

Los estrechos márgenes por los cuales Nueva York perdió por poco un escaño, Alabama y Rhode Island se mantuvieron en el suyo y los tres estados de Sun Belt tuvieron un desempeño inferior han despertado sospechas de que algo “no parece del todo correcto”, dijo Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO Educational Fund. un grupo de defensa hispana.

“Huelo a humo”, dijo Vargas. “Tendremos que esperar unos meses para ver qué tipo de incendio hay”.


La escritora de Associated Press Marina Villaneuve en Albany, Nueva York, contribuyó a este informe.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.