Edward O. Wilson, biólogo conocido como “hombre hormiga” muerto a los 92 años

Nacional

FILE – Edward O. Wilson, co-author of “The Ants,” which won the Pulitzer Prize for general non-fiction, poses for a portrait on June 10, 1991. Wilson, the pioneering biologist who argued for a new vision of human nature in “Sociobiology” and warned against the decline of ecosystems, died on Sunday, Dec. 26, 2021. He was 92. (AP Photo/File)

BOSTON (AP) – Edward O. Wilson, el biólogo pionero de Harvard que propuso la provocativa teoría de que el comportamiento humano como la guerra y el altruismo tiene una base genética y advirtió contra el declive de los ecosistemas, murió. Tenía 92 años.

Wilson fue “llamado ‘heredero natural de Darwin’ y fue conocido cariñosamente como ‘el hombre hormiga’ por su trabajo pionero como entomólogo”, según un anuncio publicado el lunes en el sitio web de la Fundación de Biodiversidad EO Wilson. Murió el 26 de diciembre en Burlington, Massachusetts.

“Sería difícil subestimar los logros científicos de Ed, pero su impacto se extiende a todas las facetas de la sociedad. Fue un verdadero visionario con una habilidad única para inspirar y galvanizar. Expresó, quizás mejor que nadie, lo que significa ser humano”, dijo David J. Prend, presidente de la junta de EO Wilson Biodiversity Foundation, en un comunicado.

El profesor y autor dos veces ganador del premio Pulitzer obtuvo una atención generalizada por primera vez por su libro de 1975, “Sociobiology: The New Synthesis”, en el que detalla la evidencia que sugiere un vínculo entre el comportamiento humano y la genética. El trabajo creó una tormenta de controversia entre activistas y compañeros académicos que equipararon las teorías innovadoras de la sociobiología con el sexismo, el racismo y el nazismo.

Más recientemente, Wilson ha defendido la importancia de preservar diversas especies y ecosistemas. “La diversidad de la vida en la Tierra es mucho mayor de lo que incluso la mayoría de los biólogos reconocen”, dijo en 1993.

Menos del 10% de las especies de la Tierra tienen nombres científicos, dijo, por lo que es “un planeta todavía en su mayoría inexplorado”.

En 1979, “Sobre la naturaleza humana”, el tercer volumen de una serie que incluye “Las sociedades de insectos” y “Sociobiología”, le valió a Wilson su primer premio Pulitzer. Su segundo Pulitzer llegó en 1991 con “The Ants”, que Wilson coescribió con su colega de Harvard Bert Holldobler.

Entre sus otros honores se encontraba el Premio Crafoord en biociencias de 1990 de la Real Academia de Ciencias de Suecia, el premio científico más alto en el campo. La revista Time lo nombró una de las 25 personas más influyentes de Estados Unidos en 1996.

Las teorías de la sociobiología de Wilson transformaron el campo de la biología y reavivaron el debate entre los científicos entre la naturaleza y la crianza. Basado en datos sobre muchas especies, Wilson argumentó que los comportamientos sociales desde la guerra hasta el altruismo tenían una base genética, una idea que contradecía la opinión predominante de que los factores culturales y ambientales determinaban el comportamiento humano.

Los críticos argumentaron que tal teoría reforzó la injusticia social, incluida la discriminación contra las mujeres, al decir que la desigualdad está escrita en genes humanos. Quince académicos del área de Boston se unieron en una carta en la que lo denunciaban, y en un caso, los manifestantes arrojaron una jarra de agua helada sobre la cabeza de Wilson mientras hablaba en una reunión científica en 1978.

No creía que los genes determinaran todo el comportamiento humano, pero “en términos generales … tal vez el 10 por ciento” de él. Más tarde dijo que la intensidad de la reacción lo asustó y por un tiempo dejó de dar conferencias públicas.

“Pensé que mi carrera estaba en llamas”, dijo.

Su libro de 2006, “La Creación”, argumentó que los campos de la ciencia y la religión, “las fuerzas sociales más poderosas de la Tierra”, deberían trabajar juntos para proteger la naturaleza.

Al año siguiente, se unió a más de dos docenas de otros líderes en religión y ciencia para firmar una declaración en la que pedían cambios urgentes en los valores, los estilos de vida y las políticas públicas para evitar un cambio climático desastroso. Entre los líderes religiosos que participaron se encontraba el reverendo Rich Cizik, director de políticas públicas de la Asociación Nacional de Evangélicos.

El punto de partida de los estudios de Wilson fue una criatura que lo había fascinado desde su adolescencia: la hormiga.

Al mostrarle a un reportero de Associated Press una espectacular vista microscópica de un espécimen de hormiga en 1993, comentó: “Yo lo llamo mirar a la cara de la creación. Estás viendo algo que puede tener un millón de años y nadie lo ha visto antes “.

Su libro y el de Holldobler “The Ants” presentaba fotografías detalladas de hormigas que se arrastraban por su vida diaria, copulaban, regurgitaban comida y mataban a otros insectos. Detallaba meticulosamente cada movimiento de las hormigas.

Señaló que el estudio de las hormigas ofrecía información sobre el estado del medio ambiente, porque el bienestar y la diversidad de las poblaciones de hormigas podrían ser útiles como indicador de cambios destructivos sutiles en un área aparentemente normal.

Wilson nació en 1929 en Birmingham, Alabama. Como hijo único cuyos padres se divorciaron cuando él tenía 7 años, Wilson encontró consuelo en la naturaleza, a la que llamó su “compañero de elección”.

También tuvo que lidiar con la pérdida de la vista de un ojo en un accidente de pesca y, en su adolescencia, una pérdida auditiva parcial.

Los Boy Scouts le brindaron a Wilson la oportunidad de fomentar su entusiasmo por la naturaleza y, a la edad de 15 años, Wilson había ascendido al rango de Eagle Scout.

Se graduó de la Universidad de Alabama en 1949. Recibió su Ph.D. en biología de Harvard en 1955 y se convirtió en profesor asistente allí en 1956. La investigación de campo de Wilson incluyó paradas en Australia, Nueva Guinea y Sri Lanka, además de su trabajo continuo en casa.

Formó parte de las juntas directivas de varias organizaciones ambientales, incluida The Nature Conservancy. Fue honrado por sus esfuerzos de conservación con la Medalla de Oro del Fondo Mundial para la Naturaleza en 1990 y la Medalla Audubon de la Sociedad Nacional Audubon en 1995.

A Wilson le sobrevive su hija, Catherine. Murió antes que su esposa, Irene.

Copyright 2022 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.