(NEXSTAR) – La operadora de una funeraria en Colorado se declaró culpable de un cargo de fraude postal como parte de un acuerdo de culpabilidad derivado de las acusaciones de que ella y su madre vendieron ilegalmente partes de “cientos” de cuerpos que se les ordenó incinerar.

Megan Hess, de 45 años, se declaró culpable durante una audiencia el martes, según la Oficina del Fiscal Federal del Distrito de Colorado.

Hess y su madre, Shirley Koch, habían operado Sunset Mesa Funeral Directors en Montrose, Colorado, entre 2010 y 2018, según la oficina del fiscal federal. Fueron acusados en 2020, luego de acusaciones de vender ilegalmente partes del cuerpo o cuerpos enteros a terceros que buscaban los restos con fines médicos, educativos o científicos, y “sin el consentimiento de la familia del difunto”.

En algunos casos, Hess y Koch habían enviado a sabiendas cuerpos o partes de víctimas que tenían enfermedades infecciosas. También, proporcionaron restos cremados a las familias de los fallecidos “con la declaración de que los restos cremados eran los del difunto cuando, con frecuencia, ese no era el caso”, según un aviso de acusación de 2020.

Las dos fueron acusadas de seis cargos de fraude postal y tres cargos de transporte ilegal de materiales peligrosos, según la acusación.

En la audiencia del martes, Hess admitió que “excedió el alcance del consentimiento” al explicar por qué se declaraba culpable de fraude postal, informó The Daily Sentinel de Colorado.

Al declararse culpable de fraude postal, se retirarán otros cargos contra Hess, según el medio.

Hess será sentenciada en una fecha posterior. Koch, su madre, tiene una audiencia programada para el 12 de julio, según Associated Press.