(The Hill) – Un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) encontró que docenas se enfermaron después de visitar un parque acuático en un parque de vida silvestre de Kansas el verano pasado.

Dos brotes de la bacteria Shigella y el norovirus se conectaron con la plataforma de agua en Tanganyika Wildlife Park cerca de Wichita, Kansas, en junio de 2021. El parque alberga un zoológico de exhibiciones de animales, así como el Parque de Agua Tanganyika Falls.

Los CDC informan de al menos 21 personas con shigellosis y seis con norovirus, y se observó que a todos se les había metido agua en la boca en el parque.

Tanto los brotes bacterianos como virales asociados con el parque pueden transmitirse a través del agua contaminada.

La mayoría de los afectados eran niños, aunque también se enfermaron adultos. El parque estaba diseñado para niños menores de 5 años, según los CDC.

El parque se vio obligado a cerrar brevemente después de que los visitantes comenzaron a informar sobre enfermedades, y se presentaron demandas por el brote, según Associated Press.

El parque Tanganyika reabrió después de implementar nuevos códigos de seguridad, y su sitio web enumera una serie de protecciones para mantener seguro el parque, incluidos los sistemas de desinfección y “señalización abundantemente mostrada” que informa a los visitantes sobre los procedimientos de higiene adecuados. El parque señala que la configuración actual cumple con “el estándar de oro para las instalaciones acuáticas”.

The Hill se ha comunicado con Tanganyika Wildlife Park para hacer comentarios.