WASHINGTON (AP) — La comisión legislativa que investiga el asalto al Capitolio estadounidense votó el jueves a favor para llamar a declarar al expresidente Donald Trump frente al panel, al presentar entrevistas con sus colaboradores y nuevos documentos que detallan sus incesantes esfuerzos de varias partes para anular su derrota en las elecciones de 2020.

La votación se efectuó en momentos en que la comisión está evaluando nuevas evidencias y detalles del estado de ánimo de Trump al negarse a conceder su derrota electoral frente a Joe Biden, lo que provocó la mortífera insurrección de 2021 contra el palacio legislativo el 6 de enero de 2021.

En mensajes del Servicio Secreto nunca vistos, el panel mostró evidencias de la manera en que grupos de ultraderecha planeaban aportar la fuerza para tratar de mantener a Trump en el poder, haciendo planes varias semanas antes del ataque a Washington.

“Su plan es, literalmente, matar gente”, leyó una pista entregada al Servicio Secreto más de una semana antes del asalto.

El Servicio Secreto advirtió en un correo electrónico del 26 de diciembre de 2020 de una pista según la cual miembros del grupo derechista Proud Boys planeaban marchar en Washington el 6 de enero con un grupo lo suficientemente grande como para superar a la policía.

“Parecía la calma antes de la tormenta”, escribió un agente del Servicio Secreto en un chat de grupo.

El panel advirtió que la insurrección en el Capitolio no fue un incidente aislado, sino una advertencia de la fragilidad de la democracia de la nación en la era posterior al mandato de Trump.

“Nada de esto es normal, aceptable ni legal en una república”, recalcó la representante republicana Liz Cheney.

“No hay defensa de que Donald Trump fue engañado o actuó irracionalmente. Ningún presidente puede desafiar el Estado de Derecho y actuar de esta manera en una república constitucional, punto”.

La décima sesión pública del panel, semanas antes de las elecciones legislativas de noviembre, se enfocó en el “estado de ánimo” de Trump, dijo el presidente del panel, Bennie Thompson, quien es demócrata.

La comisión especial está comenzando a resumir sus hallazgos: Trump, después de perder las elecciones presidenciales de 2020, lanzó un intento sin precedentes para evitar que el Congreso certificara la victoria del demócrata Joe Biden. El resultado fue el mortífero asalto de una turba al Capitolio.

Las declaraciones de Thompson y Cheney estuvieron cargadas de lenguaje que se ve con frecuencia en las acusaciones penales. Ambos legisladores describieron a Trump como “sustancialmente” involucrado en los hechos del 6 de enero. Cheney dijo que Trump había actuado de manera “premeditada”.