(NewsNation ) — El viernes marca el primer día de funerales para las víctimas del tiroteo en Highland Park, Illinois, donde un hombre armado mató a siete personas en un desfile del 4 de julio.

Tres de las siete víctimas están siendo enterradas mientras los heridos comienzan a recuperarse. Ellos son Jacquelyn Sundheim, de 63 años, quien trabajó en una sinagoga cercana durante décadas enseñando a niños en edad preescolar y dirigiendo ceremonias de Bar Mitzvah; Steven Straus, un hombre de 88 años a quien le gustaba mantenerse activo en la comunidad, y Nicolás Toledo-Zaragoza, de 78 años, un abuelo cuya familia esperaba que se mudara a casa de forma permanente.

La comunidad de Highland Park en los suburbios de Chicago todavía se tambalea después del ataque del lunes, en el que un hombre armado se subió a la azotea de un negocio en el centro y comenzó a disparar balas.

Un niño de 8 años herido en el tiroteo permanece en estado crítico. Cooper Roberts recibió un disparo en el pecho y luego la bala le cortó la médula espinal, dicen los médicos. Se espera que se recupere.

“Se ha sometido a varias cirugías desde el lunes, incluida una última anoche durante la cual los médicos finalmente pudieron cerrarle su pancita”, dijo Anthony Loizzi, portavoz de la familia Roberts.

La madre y el hermano gemelo de Roberts fueron rozados por metralla en el tiroteo.

Robert Crimo III, de 21 años, fue acusado de siete cargos de asesinato en primer grado en relación con el tiroteo. También se esperan muchos otros cargos, según el fiscal estatal del condado de Lake, Eric Rinehart.

Algunos en la comunidad están pidiendo que el padre del sospechoso también enfrente cargos.

Robert Crimo III ya era conocido por las autoridades, luego de que intentara suicidarse en abril de 2019. Cinco meses después, amenazó con “matar a todos” en el hogar. A pesar de esto, su padre, Robert Crimo, Jr., aún lo ayudó a obtener un permiso de armas en 2019 al patrocinar la licencia.

Robert Crimo, Jr. le dijo al New York Post esta semana que las amenazas que hizo su hijo contra la familia fueron solo un “arrebato infantil” y negó cualquier responsabilidad por las acciones de su hijo.

La policía aún investiga el motivo del ataque.

Si usted o alguien que conoce está pensando en hacerse daño, la Línea Nacional de Prevención del Suicidio brinda apoyo gratuito al 1-800-273-8255. A partir del 16 de julio de 2022, los residentes de EE.UU. también pueden conectarse a Lifeline marcando el 988. Para obtener más información sobre los factores de riesgo y las señales de advertencia, visite el sitio web oficial de la organización.