(NEXSTAR) – Desde el domingo, seis estados más informaron sus primeros casos de viruela del mono o viruela símica, lo que eleva el total nacional a 36 estados que han visto al menos un caso del virus este año.

Massachusetts informó el primer caso de EE.UU. del virus de la viruela del simio en mayo en un hombre que había viajado recientemente a Canadá. Desde entonces, se han confirmado más de 600 casos en los EE.UU. y Puerto Rico, según muestran los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

California y Nueva York tienen la mayor cantidad de casos con 117 y 122, respectivamente. Esos recuentos de casos aumentaron de 95 y 90, respectivamente, informados por los CDC hace una semana. Florida e Illinois han informado cada uno poco más de 60 casos, frente a los 51 y 53 informados la semana pasada.

Diez estados informaron solo un caso, incluidos Arkansas, Connecticut, Luisiana, Iowa, Michigan y Wisconsin todos los cuales informaron sus primeros casos la semana pasada. Diez estados han registrado más de una docena de casos de viruela del mono desde mayo.

Estados Unidos representa menos del 1% de los más de 7,000 casos de viruela símica confirmados en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

La viruela del mono, conocida clínicamente como ortopox, ha enfermado a personas durante décadas en África , pero hasta mayo, no se sabía que la enfermedad causara brotes significativos en varios países al mismo tiempo y que involucrara a personas sin vínculos de viaje con el continente.

Se descubrió por primera vez en 1958 en monos que se mantenían para la investigación. Se encontró en humanos 12 años después en la República Democrática del Congo en un niño en una región rural de selva tropical donde la viruela había sido erradicada desde entonces, según la Organización Mundial de la Salud.

Las personas con viruela del simio a menudo experimentan síntomas como fiebre, dolores corporales y sarpullido; la mayoría se recupera en semanas sin necesidad de atención médica.

Los científicos advierten que cualquier persona que esté en contacto físico cercano con alguien que tiene viruela del simio o con su ropa o sábanas corre el riesgo de infectarse. Se cree que las poblaciones vulnerables como los niños y las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de sufrir enfermedades graves.

Algunos expertos y defensores advierten que la administración de Biden está respondiendo con demasiada lentitud al brote de viruela del mono, lo que deja a EE.UU. en riesgo de perder el control de la enfermedad. David Harvey, director ejecutivo de la Coalición Nacional de Directores de ETS, dijo que tres áreas en particular han sido lentas: “agilizar las pruebas, hacer que las vacunas estén disponibles, agilizar el acceso a las mejores terapias”.

En la ciudad de Nueva York, que es responsable de casi 120 del total de casos del estado, los funcionarios de salud dicen que han recibido miles de dosis de vacunas contra la viruela del mono y que las citas se han llenado rápidamente.

A principios de esta semana, los laboratorios comerciales comenzaron a realizar pruebas para detectar la viruela del simio , una medida que la directora de los CDC, Rochelle Walensky, calificó de “pilar clave en nuestra estrategia integral para combatir esta enfermedad”.