OAK LAWN, IL (WFLA/Tampa Hoy) — Cara Rahming sabía que era posible que tuviera que dar la bienvenida a su primer hijo sin su esposo Harold Rahming, capitán del Ejército de Estados Unidos y médico destacado en Irak desde junio.

Pero cuando una visita de rutina al médico a principios de este mes se convirtió en una inducción en el Centro Médico Advocate Christ en las afueras de Chicago cuatro días antes de la fecha de parto, Cara se encontró frente al trabajo de parto sin su esposo.

“Hay mucha emoción porque es un momento que esperabas poder compartir juntos, y cada vez era más real que iba a pasar por esto sola”, dijo Cara.

Pero Harold Rahming estaba en camino.

Harold había estado planeando durante semanas sorprender a su esposa regresando antes de lo planeado. Finalmente pudo hacer los arreglos y llegó a una base estadounidense desde Irak, aún antes de la fecha de parto de su esposa. Planeaba sorprenderla en casa antes de que entrara en labor de parto.

Luego recibió la noticia de que el bebé iba a nacer antes de tiempo. Con la ayuda de la familia, el equipo médico y un especial vecino, Harold corrió al hospital desde Texas, sorprendiendo a Cara, solo unas horas antes de que naciera su hijo, Harold Leroy Rahming II, el 18 de septiembre.

“Estaba en la luna”, dijo Cara. “Estábamos juntos por primera vez en tres meses”.

La pareja también se sintió aliviada de estar junta debido a las circunstancias que rodearon la llegada de su bebé. Si bien Cara, de 34 años, tuvo un embarazo sin incidentes, los últimos días no había sentido que el bebé se moviera tanto, y la cita con su médico reveló una desaceleración del ritmo cardíaco.

Sus médicos rápidamente decidieron enviarla a una evaluación, donde podía ser monitoreada de cerca y finalmente decidieron que era médicamente necesario inducir a Cara. Cuando las cosas no mejoraron, Cara tuvo que someterse a una cesárea para dar a luz a su bebé de manera segura.

Harold y Cara, ahora de vuelta en casa con el bebé Harold en los suburbios de Chicago.