EL PASO, Texas (Informe fronterizo) — Los contrabandistas usaron bolsas de plástico con imágenes impresas de cebollines verdes para ocultar metanfetamina en un cargamento de… cebollines verdes.

Las drogas estaban en lo profundo de un cargamento de productos agrícolas que llegó la tarde del 20 de octubre a la Instalación Comercial de Otay Mesa en San Diego.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. dijo que los oficiales encontraron 183 paquetes de metanfetamina en una plataforma que se suponía que era cebollas verdes.

CBP dijo que la metanfetamina pesaba 1,529 libras y tenía un valor estimado en la calle de $3.3 millones.

Los oficiales de CBP descubrieron 195 paquetes de metanfetamina y 75 paquetes de cocaína ocultos dentro de una pared falsa no construida de fábrica de un camión con remolque el 22 de octubre de 2022, en las instalaciones comerciales de Otay Mesa en San Diego (CBP).

La redada masiva de drogas fue la primera de dos en dos días en el puerto de entrada de California.

Menos de 48 horas después, los oficiales encontraron anomalías cuando tomaron una radiografía de un camión con remolque que se suponía que solo transportaba productos electrónicos.

Durante un examen más detallado, un perro detector de drogas alertó a los agentes fronterizos sobre una pared falsa en la parte delantera del tráiler.

Los oficiales de CBP encontraron 195 paquetes (1,993 libras) de metanfetamina y 75 paquetes (1,037 libras) de cocaína. Las drogas tenían un valor estimado en la calle de 20,8 millones de dólares.

“Los oficiales de CBP son la primera línea para evitar que estas drogas peligrosas ingresen a los EE.UU.”, dijo Jennifer De La O, directora de operaciones de campo de CBP para la oficina de campo de San Diego. “Los extremos que las organizaciones narcotraficantes están dispuestas a hacer para ocultar y contrabandear narcóticos es un testimonio de cuán efectivos son nuestros oficiales”.

Ambos conductores, descritos solo como hombres de veintitantos años, enfrentan cargos de intento de contrabando de narcóticos. CBP los entregó a las Investigaciones de Seguridad Nacional del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. y confiscó los vehículos y las drogas.