QUEENS, NUEVA YORK (PIX11) – Dos hombres están acusados de operar un dispensario de marihuana sin licencia desde un autobús escolar restaurado en Queens, dijo el jueves la fiscal de distrito Melinda Katz.

Las ventas se realizaron a pocas cuadras de las escuelas cercanas, dijo. Omar Herrera, de 32 años, y David Reilly, de 47, fueron acusados de venta delictiva de cannabis en segundo y tercer grado, posesión delictiva de cannabis en tercer grado, venta ilícita de cannabis y posesión ilícita de cannabis.

Herrera y Reilly supuestamente operaron Beach Boyz Budz diariamente mientras estaban estacionados frente al Rockaway Ferry Dock. Los fiscales alegan que estaban tratando de atraer negocios de personas que subían y bajaban del ferry.

Miembros de la Oficina de Detectives del Fiscal del Distrito de Queens, ayudados por miembros de la Oficina del Sheriff de la ciudad de Nueva York, incautaron más de una libra de planta de cannabis y alrededor de 274 pre-rolls durante la investigación. También incautaron 10 botellas de 1,000 miligramos que contenían jarabe de cannabis, dos frascos de crumble de cannabis, 49 bolsas de comestibles y 29 vaporizadores de cannabis.

“Tiendas, camiones y otros puntos de venta que actualmente venden marihuana recreativa lo hacen de manera ilegal. Lo que los consumidores compran de estos vendedores no está regulado y ciertamente no ha sido probado por el estado”, dijo Katz. “Las pruebas privadas han encontrado que los productos de cannabis vendidos a través de estas operaciones ilegales a menudo contienen contaminantes dañinos. Y los traficantes ilegales están socavando a los vendedores legales incluso antes de que puedan comenzar, lo que se traduce en pérdida de ingresos fiscales y pérdida de fondos para servicios públicos esenciales”.