BAKERSFIELD, Calif. (KGET) — Dieciséis víctimas de trata de personas fueron rescatadas en California después de que una de ellas escapara de una casa donde estaban cautivos y golpeara la puerta de un vecino. El incidente fue captado por la cámara de seguridad de la dueña de la vivienda.

El hecho ocurrió el viernes poco después de la medianoche. Las imágenes muestran a un hombre corriendo hacia una casa y golpeando la puerta del garaje. Luego procede a gritar: “¡Ayúdanos!”

Una investigación realizada por la Oficina del Sheriff del condado de Kern después del incidente reveló que 16 personas estaban detenidas en una casa del este de Bakersfield.

Isabel Ceja, una vecina, dijo que también se escuchó a niños pidiendo ayuda.

Se llamó a los agentes del alguacil y el hombre les dijo que estaba cautivo en una casa después de haber sido traído ilegalmente a Estados Unidos desde México. También, dijo que otras 15 víctimas, incluida su esposa y un hijo, estaban detenidas en la misma residencia.

Según un comunicado de KSCO, los agentes identificaron una residencia en la cuadra 700 de Salsa Street como aquella de la que había huido la víctima. Ceja junto con otros vecinos dijeron que la casa siempre estaba rodeada de autos. Los vecinos también dijeron que las personas que vivían en la propiedad solo habían estado allí uno o dos meses y que siempre se mantenían alejados.

KSCO no ha confirmado esta información.

Los agentes ejecutaron una orden de registro en la residencia, según KSCO, pero no encontraron a nadie adentro. Investigaciones posteriores revelaron que las víctimas adicionales habían sido llevadas a dos lugares, uno en la cuadra 600 de South Haley Street y el otro en la cuadra 500 de Sloan Lane cerca de Foothill High School.

Ahí es donde las víctimas restantes fueron rescatadas. Sus edades oscilan entre los 8 y los 66 años.

Nueve sospechosos de entre 16 y 27 años fueron identificados y arrestados. No se habían presentado cargos contra ellos hasta el martes. Un fiscal dijo que el caso podría ser remitido a las autoridades federales.

En cuanto a los vecinos, Ceja dijo que la situación la ha dejado tan asustada al punto que ahora tiene miedo de salir.