SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Las multitudes llenaban las calles al tiempo que bares y clubes nocturnos cerraban en Sacramento, la capital de California, cuando el sonido de disparos causó que la gente huyera despavorida. En cuestión de segundos, la matanza masiva más reciente en Estados Unidos dejó seis muertos y 12 heridos.

La policía de Sacramento indicó que sigue buscando a al menos dos personas que abrieron fuego aproximadamente de las 2:00 de la mañana del domingo en los alrededores del distrito de entretenimiento en el centro de la ciudad, donde se encuentra la Golden One Arena, donde se llevan a cabo conciertos y es la sede de los Kings de Sacramento de la NBA. El partido frente a los Warriors de Golden State se realizó en esa sede el domingo por la noche como estaba programado e inició con un minuto de silencio por las víctimas.

La jefa de policía Kathy Lester reveló pocos detalles de la pesquisa y pidió a la población compartir videos y otra evidencia que ayude a dar con los responsables.

“La escala de violencia que acaba de registrarse en nuestra ciudad no tiene precedentes durante mis 27 años aquí”, sostuvo Lester a los reporteros durante una conferencia de prensa en la delegación de policía. “Estamos impactados y destrozados por esta tragedia. Pero también estamos resueltos como una agencia a encontrar a los responsables y garantizar justicia para las víctimas y sus familias”.

Pequeños sitios improvisados de homenaje con veladoras, globos y flores fueron creados el lunes por la mañana cerca del lugar del crimen. Un mensaje escrito en globo decía: “Estarás por siempre en nuestros corazones y mentes. Nada será igual”.

Las calles fueron reabiertas para vehículos y peatones y la cinta policial ha sido retirada. Aparte de un puñado de cámaras de televisión, había pocas señales del derramamiento de sangre ocurrido un día antes.

El alcalde de Sacramento, Darrell Steinberg, y otros funcionarios de la ciudad condenaron el aumento de la violencia y exhortaron a la población a seguir acudiendo al centro de la ciudad para eventos como partidos de la NBA y presentaciones del musical de Broadway “Wicked”.