NUEVA YORK (AP) — La fundación iniciada por los organizadores del movimiento Black Lives Matter todavía tiene un valor de decenas de millones de dólares, después de gastar más de $37 millones en subvenciones, bienes raíces, consultores y otros gastos, según documentos fiscales presentados ante el IRS.

En un nuevo Formulario 990 de 63 páginas compartido exclusivamente con The Associated Press, Black Lives Matter Global Network Foundation Inc. informa que invirtió $32 millones en acciones de los $90 millones que recibió como donaciones en medio de protestas por la justicia racial en 2020. Esa inversión se espera que se convierta en una dotación para asegurar que el trabajo de la fundación continúe en el futuro, dicen los organizadores.

Terminó su último año fiscal, del 1 de julio de 2020 al 30 de junio de 2021, con casi $42 millones en activos netos. La fundación tenía un presupuesto operativo de alrededor de $4 millones, según un miembro de la junta.

La declaración de impuestos muestra que se gastaron casi $6 millones en un complejo en el área de Los Ángeles. La propiedad de Studio City, que incluye una casa con seis dormitorios y baños, una piscina, un estudio de sonido y espacio para oficinas, fue concebida como un campus para una beca de artistas negros y actualmente se usa para ese propósito, dijo el miembro de la junta.

Esta es la primera contabilidad pública de las finanzas de la fundación BLM desde su incorporación en 2017. Como una organización sin fines de lucro incipiente, había estado bajo el patrocinio fiscal de una organización benéfica bien establecida y no estaba obligada a divulgar públicamente sus finanzas hasta que se convirtió en una organización independiente, 501(c)(3) sin fines de lucro, en diciembre de 2020.

La declaración de impuestos sugiere que la organización aún está encontrando su equilibrio: actualmente no tiene un director ejecutivo ni personal interno. Los expertos sin fines de lucro le dijeron a AP que la fundación BLM parece estar operando como una organización rudimentaria con muchos menos recursos, aunque algunos dicen que las organizaciones benéficas lideradas por negros enfrentan un escrutinio injusto en un panorama filantrópico abrumadoramente blanco y rico.

Aún así, su estructura de gobierno dificulta refutar las acusaciones de irregularidades, mala gestión financiera y desviación de la misión que han perseguido a la fundación BLM durante años, dijo un experto.

“Se presenta como una organización sin fines de lucro de inicio temprano, sin una estructura de gobierno sustancial, que obtuvo una gran ganancia inesperada”, dijo Brian Mittendorf, profesor de contabilidad en la Universidad Estatal de Ohio que se enfoca en organizaciones sin fines de lucro y sus estados financieros.

“La gente asumirá rápidamente que la falta de coincidencia refleja la intención”, agregó. “Si hay algo impropio aquí, esa es otra cuestión. Pero si se prepararon para ser criticados, creo que ciertamente ese es el caso porque no taparon muchas de esas brechas”.

El movimiento BLM surgió por primera vez en 2013, después de la absolución de George Zimmerman, el voluntario de vigilancia vecinal que mató a Trayvon Martin, de 17 años, en Florida. Pero fue la muerte de Michael Brown a manos de la policía en Ferguson, Missouri, en 2014, lo que hizo que el eslogan “Las vidas de los negros importan” se convirtiera en un grito de guerra para los progresistas y en un blanco favorito de burla para los conservadores.

Los cofundadores de BLM Patrisse Cullors, Alicia Garza y Ayọ Tometi se comprometieron a construir una organización descentralizada gobernada por el consenso de los capítulos de BLM. Pero con solo tres años de existencia, Cullors fue el único fundador del movimiento involucrado en la organización.

Y en 2020, una oleada de contribuciones a raíz de las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis significó que la organización BLM necesitaba mucha más infraestructura.

Cuando Cullors reveló la ganancia inesperada de las donaciones el año pasado, los organizadores del capítulo local y las familias de las víctimas de la brutalidad policial reaccionaron con enojo. Hasta entonces, la fundación no había sido transparente con los organizadores de BLM más devotos, muchos de los cuales acusaron a Cullors de excluirlos de las decisiones sobre cómo se asignarían los recursos financieros.

YahNé Ndgo, activista y ex organizadora del capítulo de BLM en Filadelfia, dijo que Cullors incumplió la promesa de entregar el control de los recursos de la fundación a los organizadores de base.

“Cuando llegaban los recursos, cuando llegaban las oportunidades, (la fundación) sola sería la que decidiría quién los iba a aprovechar, sin tener que tomar en consideración a los demás organizadores cuyo trabajo les estaba dando acceso a esos recursos y oportunidades en primer lugar”, dijo Ndgo, quien organizó un grupo de capítulos que confrontaron a la fundación sobre temas de transparencia y rendición de cuentas.

En 2020, la fundación escindió su red de capítulos como un colectivo hermano llamado BLM Grassroots. Cuenta con un patrocinador fiscal que administra dinero otorgado por la fundación. Melina Abdullah, cofundadora del primer capítulo de BLM en Los Ángeles, también dirige el colectivo de base y dijo que sus organizadores continúan teniendo un impacto directo en las comunidades de todo el país.

“Nunca dejaremos de hacer eso”, dijo Abdullah. “Ese es el trabajo del que nacimos”.

En una entrevista reciente con AP, Cullors reconoció que la fundación no estaba preparada para manejar el momento. La declaración de impuestos enumera a Cullors como fundador y director ejecutivo no compensado. Ella renunció el año pasado. La fundación también pagó casi $140,000 en concepto de indemnización a un exdirector general que había estado en desacuerdo con los organizadores de capítulos locales de BLM, antes de que Cullors ocupara el cargo de director.

La presentación muestra que Cullors reembolsó a la organización $73,523 por un vuelo chárter para viajes relacionados con la fundación, que la organización dice que tomó en 2021 debido a la preocupación por el COVID-19 y las amenazas a la seguridad. También pagó a la fundación $390 por los usos que hizo de la propiedad de Studio City para dos eventos privados.

Durante el último año fiscal, Cullors fue el único director con derecho a voto de la junta de la fundación y no celebró reuniones de la junta, según el documento. Aunque eso está permitido bajo la ley de Delaware, donde se incorpora la fundación, esa estructura de gobierno da la apariencia de que solo Cullors decidió a quién contratar y cómo gastar las donaciones. Esa nunca fue la verdad, dijeron los miembros actuales de la junta.

A pesar de todas las preguntas planteadas sobre su supervisión, la declaración de impuestos de la fundación BLM muestra que sus administradores no han desperdiciado las donaciones. En cambio, otorgó decenas de millones de dólares a capítulos de BLM, organizaciones de base lideradas por negros y familias de víctimas de brutalidad policial, cuyos nombres reunieron al movimiento más grande.

“Este 990 revela que (la fundación BLM) es la organización sin fines de lucro abolicionista negra más grande que jamás haya existido en la historia de la nación. Lo que estamos haciendo nunca se ha hecho antes”, dijo Shalomyah Bowers, quien se desempeña como secretaria de la junta directiva de la fundación.

“Necesitábamos enviar dólares a las organizaciones de base que realizan el trabajo de abolición, el trabajo que cambiaría la marea moral de este mundo hacia uno que no tiene ni cree en la policía, las prisiones, las cárceles o la violencia”, dijo.

A principios de este mes, la fundación anunció a Bowers como uno de los tres miembros de su junta directiva. Sirve con el presidente de la junta Cicley Gay, un profesional de las comunicaciones con más de 20 años de experiencia en organizaciones filantrópicas y sin fines de lucro, y D’Zhane Parker, miembro del capítulo de Los Ángeles de BLM cuyo trabajo se enfoca en el impacto del encarcelamiento masivo en las familias.

“Estamos descolonizando la filantropía”, dijo Gay. “Nosotros, como junta, estamos encargados de alterar los estándares tradicionales de cómo se ve la concesión de subvenciones en la filantropía. Significa invertir en las comunidades negras, confiarles sus dólares”.

La fundación lanzará un “centro de transparencia y responsabilidad” en su sitio web para que sus documentos financieros estén disponibles para la inspección pública, dijo Bowers.

___

LA FUNDACIÓN CONFÍA EN CONSULTORES

Para llegar aquí, la fundación se ha basado en un pequeño grupo de consultores, algunos de los cuales tienen vínculos estrechos con los fundadores y otros organizadores de BLM. Por ejemplo, la declaración de impuestos muestra que la fundación pagó casi $970,000 a Trap Heals LLC, una empresa fundada por Damon Turner, quien tuvo un hijo con Cullors. La empresa fue contratada para producir eventos en vivo y brindar otros servicios creativos, dijo Bowers.

La fundación pagó más de $840,000 a Cullors Protection LLC, una empresa de seguridad dirigida por Paul Cullors, el hermano de Patrisse, según la declaración de impuestos. Debido a que el movimiento BLM es conocido por protestar con vehemencia contra las organizaciones encargadas de hacer cumplir la ley, la fundación sintió que su protección no podía confiarse a ex policías profesionales que normalmente dirigen empresas de seguridad, dijo Bowers, y agregó que la fundación buscó ofertas para otros contratistas de seguridad.

Bowers, quien anteriormente se desempeñó como director ejecutivo adjunto, es fundador y presidente de una firma que recibió la mayor parte del dinero gastado en consultores en el último año fiscal. Bowers Consulting proporcionó gran parte del apoyo operativo de la fundación, incluida la dotación de personal, la recaudación de fondos y otros servicios clave, y recibió más de $2,1 millones, según la declaración de impuestos.

La dependencia de la fundación de los consultores no es inusual para las organizaciones sin fines de lucro más nuevas, dijo Mittendorf, profesor de contabilidad del estado de Ohio. Pero tener políticas claras sobre las transacciones comerciales podría reducir cualquier apariencia de incorrección, dijo.

“Es una mejor práctica no participar en transacciones comerciales con personas que tienen influencia dentro de la organización o con empresas afiliadas a personas que tienen influencia dentro de la organización”, dijo Mittendorf. “Asegúrese de tener políticas de conflicto de intereses y otros controles implementados, de modo que todas esas transacciones se realicen para beneficiar a la organización y no a las personas”.

La declaración de impuestos indica que la fundación tiene una política de conflicto de intereses. Y Bowers dijo que la última junta de BLM aprobó el contrato con su empresa cuando no era miembro de la junta.

“Nuestra firma intervino cuando Black Lives Matter no tenía estructura ni personal”, dijo. “Llenamos el vacío, cuando no existía nada más. Pero déjame ser muy claro, no hubo conflicto de intereses”.

La controversia en torno a las finanzas de la organización ha provocado investigaciones por parte de al menos dos fiscales generales estatales. Los miembros de la junta dijeron que están cooperando con las investigaciones civiles en Indiana y Ohio, y han entregado documentos relevantes a esas autoridades.

Isabelle Leighton, directora ejecutiva interina de Donors of Color Network, una organización que promueve la equidad racial en la filantropía, dijo que la discriminación en el sector sin fines de lucro deja poco espacio para que las organizaciones de movimientos progresistas liderados por negros cometan errores públicamente. Por lo general, estas organizaciones reciben mucho menos apoyo financiero y operativo que las organizaciones sin fines de lucro ricas y dirigidas por blancos, pero reciben muchas más críticas, dijo.

“Está aprovechando una narrativa profunda de que las personas de color no merecen tener los mismos recursos que aquellos que ya lo han logrado”, dijo Leighton. “Está destinado a que las personas comiencen a dudar y creen su propia cámara de eco para criticar quién merece recibir recursos”.

___

BLM OTORGA $26 MILLONES A CAPÍTULOS Y FAMILIAS

La declaración de impuestos de la fundación refuta las afirmaciones de que la fundación BLM ignoró el movimiento más amplio. Casi $26 millones, o el 70% de sus gastos, fueron subvenciones a organizaciones y familias en el último año fiscal.

Doce capítulos de BLM, incluidos los de Boulder, Colorado; Bostón; Washington DC; Detroit; Los Angeles; Gary, Indiana; y Filadelfia, recibieron promesas de subvenciones de hasta $500,000. Las fundaciones familiares creadas en honor a Floyd y otras personas asesinadas por la policía y los vigilantes —Trayvon Martin y Oscar Grant— recibieron contribuciones de $200,000 cada una.

Jacari Harris, directora ejecutiva de George Floyd Memorial Foundation, dijo en un comunicado que la organización estaba “increíblemente agradecida” por la subvención, “la contribución única más grande que hemos recibido hasta la fecha dentro de los EE. UU.” Harris dijo que los fondos ayudarán a proporcionar becas universitarias, apoyo de salud mental a la comunidad negra y educación “sobre los peligros de la brutalidad policial en todo el mundo”.

La fundación Michael OD Brown: We Love Our Sons & Daughters, dirigida por la madre de Michael Brown Jr., Lezley McSpadden, recibió la aprobación para una subvención plurianual mayor de $1,4 millones. Un representante de la fundación Brown le dijo a AP que se habían recibido $500,000 iniciales en 2021.

McSpadden está feliz de contar con el apoyo de la fundación BLM, dijo el representante.

Entre sus subvenciones más grandes se encuentran $2.3 millones para la Fundación Living Through Giving, una plataforma de caridad sin fines de lucro que fomenta las donaciones a nivel local; y $1.5 millones para Team Blackbird, LLC, un proyecto de estrategia de movimiento y comunicaciones de respuesta rápida que aumenta la visibilidad de las organizaciones de movimiento.

La declaración de impuestos no revela los mayores donantes de la fundación.

“La transparencia y la responsabilidad son muy importantes para nosotros, pero también lo es la confianza”, dijo Gay, presidente de la fundación BLM. “Presentar nombres (de donantes) después del hecho, en este punto, probablemente sería una traición a esa confianza”.

____

Morrison escribe sobre raza y justicia para el equipo de Raza y Etnicidad de AP. Síguelo en Twitter: https://www.twitter.com/aaronlmorrison .