Biden y el Congreso marcan un año desde la violenta insurrección

Nacional

WASHINGTON (AP) – El presidente Joe Biden se está preparando para conmemorar el primer aniversario de la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos, reuniéndose con legisladores para recordar el violento ataque que cambió fundamentalmente al Congreso y generó preocupaciones globales sobre el futuro de la democracia estadounidense .

Con motivo del primer aniversario de la insurrección del Capitolio, Biden y los demócratas del Congreso comenzarán el jueves en Statuary Hall, uno de los varios lugares donde los alborotadores pululaban hace un año e interrumpieron el conteo electoral. Se espera que Biden diga la verdad de lo que sucedió, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, y establezca un contraste entre eso y “las mentiras que algunos han difundido desde entonces”, una referencia a la continua negativa de muchos republicanos a afirmar que Biden ganó las elecciones de 2020.

“Y entonces en este momento debemos decidir qué tipo de nación vamos a ser”, dirá Biden, según extractos de sus comentarios publicados el jueves temprano. “¿Vamos a ser una nación que acepta la violencia política como norma? ¿Vamos a ser una nación en la que permitiremos que los funcionarios electorales partidistas revoquen la voluntad del pueblo expresada legalmente? ¿Vamos a ser una nación que viva no a la luz de la verdad sino a la sombra de la mentira? No podemos permitirnos ser ese tipo de nación. El camino a seguir es reconocer la verdad y vivir de acuerdo con ella “.

Psaki dijo que el discurso de Biden “expondría el significado de lo que sucedió en el Capitolio y la responsabilidad singular que tiene el presidente Trump por el caos y la carnicería que vimos”.

Una serie de eventos conmemorativos durante el día contarán con una amplia participación de demócratas, en persona y virtualmente, pero casi todos los republicanos en Capitol Hill estarán ausentes. La división es un claro recordatorio de la ruptura entre las dos partes , que se agravó desde que cientos de partidarios de Donald Trump empujaron violentamente a la policía , usaron sus puños y astas de bandera para romper las ventanas del Capitolio e interrumpieron la certificación dela victoria de Biden.

Si bien los republicanos del Congreso condenaron casi universalmente el ataque en los días posteriores, la mayoría se mantuvo leal al ex presidente .

En un intento por informar al público, los demócratas que investigan el plan de insurrección para pasar los próximos meses contándole al pueblo estadounidense exactamente lo que sucedió el pasado 6 de enero . Pero los líderes pasarán el aniversario apelando a instintos patrióticos más amplios.

Durante la campaña de 2020, Biden dijo que su ímpetu para postularse para la Casa Blanca era luchar por el “alma de la nación” después de ver los comentarios de Trump de que algunas buenas personas estaban entre los supremacistas blancos que marcharon en Charlottesville, Virginia, en 2017. advirtió que la democracia estadounidense estaba en juego, y su opinión es que el ataque del 6 de enero fue una vívida demostración de sus temores.

El jueves, dijeron los asistentes, Biden recordará su llamado durante su discurso inaugural , solo dos semanas después de la insurrección, para que los líderes digan la verdad sobre el ataque y lo que lo motivó, incluso cuando algunos legisladores republicanos y el público niegan la eventos de ese día .

“Hay verdad y hay mentiras”, dijo Biden en ese momento. “Mentiras contadas por poder y por lucro. Y cada uno de nosotros tiene un deber y una responsabilidad, como ciudadanos, como estadounidenses, y especialmente como líderes, líderes que se han comprometido a honrar nuestra Constitución y proteger a nuestra nación, de defender la verdad y derrotar las mentiras ”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también está celebrando el aniversario con un llamamiento altruista y le dijo a The Associated Press en una entrevista el miércoles que “la democracia ganó esa noche”, cuando el Congreso regresó al Capitolio después de los disturbios y afirmó la victoria de Biden.

Para honrar el aniversario, Pelosi ha programado un momento de silencio en la Cámara, donde muchos miembros fueron evacuados y algunos quedaron atrapados mientras los alborotadores intentaban irrumpir; una discusión moderada con los historiadores Doris Kearns Goodwin y Jon Meacham; y una sesión con testimonios de miembros que estuvieron allí ese día. Si bien muchos legisladores estarán ausentes debido a preocupaciones sobre COVID-19, varios de los eventos se transmitirán en vivo para que puedan participar.

El agudo mensaje de Biden y la distancia de los republicanos de él se producen cuando los legisladores se están ajustando a la nueva normalidad en el Capitolio: las crecientes tensiones que a muchos les preocupan resultarán en más violencia o, algún día, en la anulación de una elección legítima. Los demócratas y un puñado de republicanos sienten una urgencia desesperada por conectarse con un público en el que algunos han llegado a creer las mentiras de Trump de que le robaron las elecciones y que el ataque no fue violento en absoluto.

Una nueva encuesta del Centro de Investigación de Asuntos Públicos de The Associated Press-NORC mostró que 3 de cada 10 republicanos dicen que el ataque no fue violento, y alrededor de otros 3 de cada 10 dicen que fue algo violento. Alrededor de dos tercios de los estadounidenses describieron el día como muy o extremadamente violento, incluidos aproximadamente 9 de cada 10 demócratas.

Mientras Biden está preparado para culpar directamente al expresidente, el porcentaje de estadounidenses que culpan a Trump por los disturbios del 6 de enero ha aumentado ligeramente durante el año pasado, y el 57% dice que tiene una responsabilidad significativa por lo que sucedió.

En una encuesta de AP-NORC realizada los días posteriores al ataque, el 50% dijo eso.

Las afirmaciones de Trump de fraude electoral generalizado fueron rechazadas por los tribunales y refutadas por su propio Departamento de Justicia .

Una investigación de la AP encontró menos de 475 casos de fraude electoral entre los 25,5 millones de votos emitidos en los seis estados en disputa por Trump, un número minúsculo en términos porcentuales.

___

Los periodistas de Associated Press Alexandra Jaffe y Farnoush Amiri contribuyeron a este informe.

Copyright 2022 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.