Un hombre en Minnesota que estuvo casi 25 años preso por la muerte de su esposa fue excarcelado el viernes luego que las autoridades anularan su condena y le permitieran declararse culpable de homicidio involuntario después que mencionaran problemas con el testimonio de un perito, un médico cuyos dictámenes en otros casos también están bajo la lupa.

Thomas Rhodes, actualmente de 63 años, fue declarado culpable en 1998 de homicidio en primero y segundo grado por la muerte de su esposa, Jane Rhodes, de 36 años, que en 1996 cayó de una embarcación y se ahogó durante un paseo nocturno con su esposo en el Lago Green, en Spicer.

Thomas Rhodes sonríe al salir de una prisión estatal de Minnesota el viernes 13 de enero de 2023 en Moose Lake, Minnesota (Fong Lee vía AP)

El hombre fue declarado culpable de homicidio con base en el testimonio del médico Michael McGee, quien dijo que Rhodes sujetó a su esposa por el cuello, la arrojó por la borda y la arrolló en varias ocasiones con la embarcación, señaló la fiscalía general estatal en un comunicado el viernes.

Rhodes dijo a los investigadores que su esposa cayó de la embarcación y desapareció mientras él la buscaba intensamente en la oscuridad.

La Unidad de Revisión de Declaraciones de Culpabilidad (CRU por sus siglas en inglés) de la fiscalía general estatal examinó el caso. Como parte de la investigación, un patólogo forense determinó que la muerte de Janes Rhodes no era incompatible con una caída accidental, detalló la fiscalía.

“Debido al beneficio de la revisión a fondo de todas las pruebas y circunstancias, la CRU determinó que la evidencia médica utilizada para declarar culpable al señor Rhodes estuvo viciada”, según el comunicado.

“Espero abrazar a mis hijos Eric y Jason, ser un buen abuelo para mis seis maravillosos nietos y tener tiempo para crear nuevos recuerdos con mi familia y amigos”, dijo el viernes Rhodes al periódico Mankato Free Press.

Los mensajes dejados por The Associated Press a los teléfonos a nombre de Michael McGee no fueron contestados de momento. También fueron infructuosos los esfuerzos para contactarlo mediante redes sociales.