WATERBURY, Connecticut, EE.UU. (AP) — El teórico de la conspiración Alex Jones debería pagar 965 millones de dólares a las personas que sufrieron por su afirmación falsa de que el tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook fue un engaño, decidió el miércoles un jurado en Connecticut.

El veredicto es el segundo gran juicio contra el presentador de Infowars por su implacable promoción de la mentira de que la masacre de 2012 nunca sucedió y que las familias en duelo que se ven en la cobertura de noticias eran actores contratados como parte de un complot para quitarles las armas a las personas.

Llegó en una demanda presentada por los familiares de cinco niños y tres educadores asesinados en el tiroteo masivo, además de un agente del FBI que estuvo entre los primeros en responder a la escena. En agosto, un jurado de Texas otorgó casi 50 millones de dólares a los padres de otro niño asesinado.

El juicio de Connecticut contó con el testimonio lloroso de los padres y hermanos de las víctimas, quienes contaron cómo fueron amenazados y hostigados durante años por personas que creían las mentiras contadas en el programa de Jones.

Desconocidos se presentaron en sus casas para grabarlos. La gente lanzó comentarios abusivos en las redes sociales. Erica Lafferty, la hija de la directora asesinada de Sandy Hook, Dawn Hochsprung, testificó que la gente le enviaba amenazas de violación por correo a su casa. Mark Barden contó cómo los teóricos de la conspiración habían orinado en la tumba de su hijo Daniel, de 7 años, y amenazado con desenterrar el ataúd.

Al testificar durante el juicio, Jones reconoció que se había equivocado acerca de Sandy Hook. El tiroteo fue real, dijo. Pero tanto en la sala del tribunal como en su programa, se mostró desafiante.

Llamó al proceso un “tribunal canguro”, se burló del juez, calificó al abogado de los demandantes de perseguidor de ambulancias y calificó el caso de afrenta a los derechos de libertad de expresión. Afirmó que era una conspiración de los demócratas y los medios para silenciarlo y sacarlo del negocio.

“Ya he dicho ‘lo siento’ cientos de veces y he terminado de decir lo siento”, dijo durante su testimonio.

Veinte niños y seis adultos murieron en el tiroteo del 14 de diciembre de 2012. El juicio por difamación se llevó a cabo en un juzgado en Waterbury, a unos 32 kilómetros (20 millas) de Newtown, donde ocurrió el ataque.

La demanda acusó a Jones y a la empresa matriz de Infowars, Free Speech Systems, de utilizar los asesinatos en masa para aumentar su audiencia y ganar millones de dólares. Los expertos testificaron que la audiencia de Jones aumentó cuando hizo de Sandy Hook un tema en el programa, al igual que sus ingresos por ventas de productos.

Tanto en la demanda de Texas como en la de Connecticut, los jueces determinaron que la empresa era responsable de los daños por defecto después de que Jones no cooperara con las normas judiciales sobre el intercambio de pruebas, incluida la falta de entrega de registros que podrían haber mostrado si Infowars se había beneficiado de la difusión de información errónea a sabiendas. sobre asesinatos en masa.

Debido a que ya fue declarado responsable, a Jones se le prohibió mencionar los derechos de libertad de expresión y otros temas durante su testimonio.

Jones ahora enfrenta un tercer juicio, en Texas a fines de año, en una demanda presentada por los padres de otro niño asesinado en el tiroteo.

No está claro cuánto de los veredictos puede pagar Jones. Durante el juicio en Texas, testificó que no podía pagar ningún juicio de más de $2 millones. Free Speech Systems se ha declarado en bancarrota. Pero un economista testificó en el proceso de Texas que Jones y su compañía valían hasta $270 millones.