NUEVA YORK (WPIX) – La semana pasada se encontró un gato de color naranja en una maleta facturada en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York, según la Administración de Seguridad del Transporte.

El incidente tuvo lugar el 16 de noviembre, dijo el martes un portavoz de la TSA a WPIX de Nexstar. El gato pasó desapercibido hasta que la bolsa pasó a través de una unidad de rayos X, lo que activó una alarma y le dio un “shock” al oficial de la TSA en servicio cuando lo descubrió, escribió la portavoz de la TSA, Lisa Farbstein , en Twitter.

El gato pertenecía a alguien que vivía en la casa del viajero, le dijo a la TSA. (TSA)

Luego, la TSA se comunicó con la aerolínea para alertar al viajero sobre el felino polizón en su equipaje facturado.

Cuando lo alcanzaron, el pasajero les dijo a los funcionarios que el gato pertenecía a otra persona en su casa.

La TSA compartió una foto del equipaje del viajero en Twitter el martes por la mañana, con el pelo naranja del gato visiblemente asomando a través de una parte abierta de la cremallera.

A pesar de la terrible experiencia, la TSA indicó que el gato resultó físicamente ileso.

“En el lado positivo, el gato está fuera de la bolsa y de regreso a salvo a casa”, escribió la portavoz de la TSA, Lisa Farbstein.