ONEONTA, Alabama, EE.UU. (AP) — Un hombre de Alabama enfrenta un cargo de homicidio imprudente después de que su nieto de 2 años muriera cuando lo dejaron en un vehículo caliente durante siete horas, dijeron las autoridades el miércoles.

Ian Wiesman, de dos años, murió el martes después de haber estado dentro de un camión durante siete horas mientras las temperaturas de fines de verano rondaban los 90 grados (32 grados centígrados), dijeron las autoridades. William “Bill” Wiesman, de 56 años, está siendo acusado de homicidio imprudente y homicidio por negligencia criminal por la muerte de su nieto, dijeron las autoridades.

Bill Wiesman dijo a las autoridades que pensó que había dejado a su nieto en la guardería esa mañana y no se dio cuenta de que el niño seguía atado en un asiento de seguridad cuando se dirigía al trabajo. La fiscal de distrito del condado de Blount, Pamela Casey, dijo que Wiesman regresó a la camioneta tres veces ese día, pero dijo a las autoridades que no notó al niño.

El niño pequeño, que estaba atado a un asiento de seguridad mirando hacia adelante detrás del asiento del conductor, fue descubierto cuando Weisman conducía a la guardería alrededor de las 3:00 p. m. del martes, dijeron las autoridades.

“Regresó a la guardería pensando que había dejado al niño allí, pero había estado en el vehículo tres veces ese día desde el momento en que recogió al niño hasta el momento en que regresó a la guardería”, dijo Casey.

El fiscal de distrito anunció las órdenes de arresto durante una conferencia de prensa. Los cargos indican que las autoridades creen que la muerte del niño no fue intencional. “Estos no son actos intencionales. Estos son actos negligentes o actos imprudentes”, dijo Casey sobre los cargos. Dijo que la investigación está en curso.

No está claro si Wiesman tiene un abogado que pueda hablar en su nombre.

Casey, madre de dos niños pequeños, luchó por contener las lágrimas cuando se le preguntó sobre las emociones que rodearon la muerte del niño. “Es terrible. Mi corazón se rompe por esta familia”, dijo.

Al menos 28 niños que quedaron dentro de vehículos han muerto este año en Estados Unidos, incluidos seis este mes, según un sitio web que rastrea estos casos, kidsandcars.org.

“Creo que todos los que vi en la escena tienen hijos, por lo que es extremadamente difícil estar involucrado en algo así”, dijo a los periodistas el jefe de policía de Oneonta, Charles Clifton, durante una sesión informativa.