CONDADO DE STAFFORD, Va. (WRIC) — Tres bebés fueron llevados a la sala de emergencias después de que sus familias notaron un comportamiento extraño. Resulta que los niños comieron “Goldfish” infundidas con THC (tetrahidrocannabinol) en su guardería en el condado de Stafford.

El 2 de marzo, los agentes respondieron al Stafford Hospital Center por varios niños pequeños expuestos al THC. Tres niños, todos de un año de edad, fueron llevados al hospital para recibir tratamiento en la sala de emergencias después de que sus padres observaran un comportamiento letárgico y descoordinado, así como ojos vidriosos e inyectados en sangre.

El personal del hospital reconoció los síntomas y examinó a los niños. Se confirmó que cada niño estuvo expuesto al THC, el principal compuesto psicoactivo del cannabis que produce la sensación de “subidón”.

La conexión entre las tres familias era un proveedor de cuidado diurno en el hogar con licencia en la subdivisión de Windsor Forest, según la policía.

Los detectives realizaron una búsqueda en la guardería y recolectaron las galletas con forma de pez dorado alrededor de las sillas de los niños pequeños.

Las galletas fueron enviadas al laboratorio para su análisis y confirmaron la presencia de THC.

Los Servicios de Protección Infantil fueron notificados y se involucraron en el caso. Posteriormente, la guardería entregó voluntariamente su licencia, según la policía.

Como resultado de la investigación, la dueña de la guardería, Rebecca Swanner, de 60 años, fue acusada de 3 cargos de crueldad y lesiones a niños.

Ella se entregó el 14 de abril y fue puesta en libertad por el magistrado con una fianza no garantizada de $2,000.

La policía dijo que los niños están sanos y bien.

La policía no indicó si la dueña de la guardería les dio a los bebés las galletas doradas con infusión de THC, accidental o intencionalmente.