(The Hill) — Dos niños fueron hospitalizados en Tennessee este mes debido a la escasez de fórmula para bebés en todo el país, según un hospital de Memphis.

Los niños, que tenían “requisitos dietéticos específicos”, fueron hospitalizados a mediados de mayo en el Hospital Infantil Le Bonheur, dijo Mark Corkins, jefe de división de gastroenterología pediátrica en Le Bonheur y el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Tennessee.

“Estos son niños pequeños que tienen condiciones de salud y necesidades médicas especiales que tienen requisitos dietéticos específicos”, dijo Corkins en un comunicado obtenido por The Hill. “Sus cuerpos no se adaptaron bien al nuevo tipo de fórmula y requirieron tratamiento a través de líquidos intravenosos y nutrición suplementaria”.

Corkins agregó que los expertos pediátricos del hospital estaban “haciendo múltiples sustituciones durante la atención de un niño para garantizar que se satisfagan sus necesidades nutricionales”.

“Este puede ser un proceso complicado y engorroso y es extremadamente difícil para los padres navegar por sí mismos”, dijo, y señaló que los padres deben comunicarse con el pediatra de su hijo en caso de que tengan preguntas relacionadas con la fórmula.

Las hospitalizaciones se producen cuando los padres estadounidenses han luchado durante semanas para encontrar productos de fórmula para bebés para sus hijos. La escasez se ha visto agravada por problemas en la cadena de suministro junto con un retiro masivo de Abbott Nutrition, uno de los principales fabricantes de fórmulas.

A principios de esta semana, Abbott anunció que había llegado a un acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para reabrir la fábrica de la compañía en Michigan, que se cerró a raíz del retiro.

Pero incluso después de que se apruebe ese acuerdo, la compañía tardará aproximadamente de seis a ocho semanas en reanudar la producción por completo y volver a tener la fórmula para bebés en los estantes.