LEÓPOLIS, Ucrania (AP) — Rusia ha lanzado su tan temida ofensiva a gran escala para tomar el control del este de Ucrania, anunció el lunes el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy.

“Ahora ya podemos afirmar que las tropas rusas han comenzado la batalla por el Donbás, para la que se han estado preparando durante mucho tiempo”, dijo el mandatario en un discurso por video. Zelenskyy afirmó que una “parte significativa de todo el ejército ruso está ahora concentrada en esta ofensiva.”

El Donbás es el corazón industrial de Ucrania situado en el este del país, con una población mayoritariamente de habla rusa, donde los separatistas respaldados por Moscú han estado luchando contra las fuerzas ucranianas durante los últimos ocho años y han declarado dos repúblicas independientes que han sido reconocidas por Rusia.

En las últimas semanas, el Kremlin declaró que la captura del Donbás era su principal objetivo de la guerra, tras haber fracasado en su intento de llegar a Kiev.

“No importa cuántas tropas rusas sean conducidas allí, lucharemos”, prometió Zelenskyy. “Nos defenderemos. Lo haremos todos los días”.

En tanto, Rusia bombardeó la ciudad occidental de Leópolis y diversos objetivos en distintos puntos de Ucrania, en un aparente intento por diezmar las defensas del país al tiempo que acumulaba fuerzas en el este.

Al menos siete personas murieron en la ofensiva con misiles en Leópolis, una ciudad cercana a la frontera con Polonia que únicamente ha registrado ataques esporádicos en los casi dos meses de conflicto y que se ha convertido en refugio para civiles que huyen de los combates en otras partes del país. Para la creciente molestia del Kremlin, Leópolis también se ha convertido en una importante vía para el suministro de armas de la OTAN.

En otros frentes, algunos miles de soldados ucranianos, según estimados rusos, siguen atrincherados en un enorme complejo siderúrgico en Mariúpol, el último bastión conocido de la resistencia en esa devastada ciudad portuaria del sur de Ucrania.

Además, Zelenskyy entregó un cuestionario completo que representa el primer paso hacia la membresía de la Unión Europea, un anhelo que ha contribuido a las tensiones con Moscú durante varios años.

El ataque ruso en Leópolis fue dirigido contra tres instalaciones de infraestructura militar y un taller automotriz, según el gobernador regional Maksym Kozytskyy, quien señaló que entre las personas heridas hay un niño.

Un hotel de Leópolis que alberga a ucranianos que han escapado de los combates en otras partes del país también sufrió daños importantes, declaró el alcalde Andriy Sadovyi. La ciudad ha aumentado notablemente su población tras la llegada de ancianos, mujeres y niños que intentan huir de la guerra.

“La pesadilla de la guerra nos alcanzó, incluso en Leópolis”, manifestó Lyudmila Turchak, quien escapó junto a sus dos hijos desde la ciudad de Járkiv, en el este del país. “Ya no hay un lugar en Ucrania en el que nos sintamos seguros”.

Leópolis, la ciudad más grande del oeste de Ucrania y también conocida como Lviv, se ubica a unos 80 kilómetros (50 millas) de Polonia, integrante de la OTAN.

Rusia se ha quejado airadamente sobre el creciente flujo de armas occidentales hacia Ucrania y ha advertido que este tipo de asistencia podría tener consecuencias. En los medios de comunicación estatales rusos, algunos presentadores de noticias han acusado que el suministro de armas representa una participación directa de Occidente en la lucha contra Rusia.

Además, una gran explosión estremeció Vasylkiv, una población al sur de la capital, Kiev, que alberga una base aérea, según los residentes. De momento se desconoce cuál fue el blanco del ataque.

En Járkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, al menos tres personas murieron en un ataque de artillería, según periodistas de The Associated Press en el lugar. Una de las víctimas fue una mujer que parecía haber salido a recolectar agua de lluvia. Fue encontrada con un bidón y un paraguas a su lado.

Analistas militares afirman que Rusia estaba incrementando sus ataques contra fábricas de armas, trenes y demás infraestructura antes de su ofensiva en el Donbás.

___

Los periodistas de Associated Press Nico Maounis y Philip Crowther en Leópolis, Ucrania; Adam Schreck, en Vasylkiv, Ucrania; y Robert Burns, en Washington, contribuyeron a este despacho, al igual que otros periodistas de Associated Press en otras partes del mundo.