ANKARA, Turquía – El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, reiteró el lunes su objeción a la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN.

Erdogan acusó a estos países de no adoptar una postura clara contra los militantes kurdos y de imponer sanciones militares a Turquía.

“Ninguno de los dos países tiene una postura abierta y clara contra las organizaciones terroristas”, dijo Erdogan en una conferencia de prensa conjunta con el presidente argelino, quien estaba de visita. “No podemos decir ‘sí’ a los que imponen sanciones contra Turquía para que ingresen en la OTAN, que es una organización de seguridad”.

El líder turco describió a Suecia como un “centro de incubación de organizaciones terroristas”, afirmando que algunos miembros de su parlamento apoyaban al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK. El grupo ha librado una insurgencia contra Turquía desde 1984, que ha costado decenas de miles de vidas.

Erdogan dijo que los funcionarios suecos y finlandeses —que habrán de visitar Turquía la próxima semana— no deberían molestarse en venir si esperan convencer a Ankara de que flexibilice sus objeciones a su adhesión.