Trump llama a los manifestantes de Minneapolis ‘thugs’ y pide tomar acción

Mundo

Protesters gather in front of a burning fast food restaurant Friday, May 29, 2020, in Minneapolis. Protests over the death of George Floyd, a black man who died in police custody Monday, broke out in Minneapolis for a third straight night. (AP Photo/John Minchillo)

WASHINGTON (AP) – El presidente Donald Trump amenazó el viernes con tomar medidas para poner la ciudad de Minneapolis “bajo control”, llamando a los manifestantes violentos indignados por la muerte de un hombre negro bajo custodia policial “thugs” (maleantes) y diciendo que “cuando comience el saqueo , comienza el tiroteo “.

Trump tuiteó después de que los manifestantes incendiaron una estación de policía de Minneapolis, con tres días de violencia por la muerte de George Floyd, quien pidió aire cuando un oficial de policía blanco se arrodilló en su cuello.

Dijo que habló con el gobernador demócrata del estado, Tim Walz, y “le dijo que los militares están con él todo el tiempo”. Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comenzará el tiroteo. ¡Gracias!”

Trump no aclaró a qué se refería: Walz ya activó a la Guardia Nacional, pero el tweet provocó otra advertencia de Twitter por su retórica, y el gigante de las redes sociales dijo que había “violado las Reglas de Twitter sobre glorificar la violencia”.

Abofeteando, la Casa Blanca volvió a publicar el mensaje de Trump de “inicio de tiroteo” en su cuenta oficial de Twitter el viernes por la mañana.

La medida se produjo un día después de que Trump firmara una orden ejecutiva desafiando las protecciones de responsabilidad del sitio.

Trump, que a menudo ha permanecido en silencio después de los asesinatos involucrados por la policía y tiene una larga historia de defensa de la policía, ha expresado de manera inusual esta vez, diciendo el jueves que se sintió “muy, muy mal” sobre la muerte de Floyd y llamó a la captura de videos. su lucha “es una visión muy impactante”.

Pero su lenguaje se volvió más agresivo a medida que la violencia estalló en Minneapolis el jueves por la noche. “Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd, y no dejaré que eso suceda”, escribió poco antes de la 1 de la mañana.

Aunque Twitter agregó la advertencia al tweet de Trump , la compañía no lo eliminó, diciendo que había determinado que el mensaje podría ser de interés público, algo que solo hace para los tweets de funcionarios electos y gubernamentales. Un usuario que mira la línea de tiempo de Trump tendría que hacer clic para ver el tweet original.

Twitter explicó que tomó medidas “en aras de evitar que otros se inspiren para cometer actos violentos”, pero “mantuvo el Tweet en Twitter porque es importante que el público todavía pueda ver el Tweet dada su relevancia para los asuntos públicos en curso importancia.”

A principios de esta semana, Twitter revisó dos de los tuits de Trump sobre las boletas enviadas por correo, lo que provocó su enojo.

“Parece que están llevando a cabo una venganza contra el presidente”, dijo el representante republicano Steve Scalise, líder de la Cámara de Representantes del Partido Republicano No. 2, el viernes en Fox News.

Una vez más propensos a responder al mantra de “la vida azul importa”, Trump, sus aliados y republicanos en cargos electos en todo el país han estado cuestionando la conducta del oficial que inmovilizó a Floyd y pidiendo justicia. Pero algunos activistas dudan de que Trump haya evolucionado repentinamente sobre el tema de la brutalidad policial y en cambio ven los cálculos políticos del año electoral.

“Este es el primer caso teñido de raza que le escuché hablar” como presidente, dijo el reverendo Al Sharpton, un activista de derechos civiles y crítico de Trump que conoce al presidente desde hace décadas. “Creo que la diferencia es una elección de noviembre”.

Trump ha guardado silencio sobre una serie de asesinatos de alto perfil relacionados con la policía, incluido el de Stephon Clark, un hombre negro baleado por la policía de Sacramento, California, en 2018.

“Esto es algo que es un asunto local y es algo que creemos que debe dejarse en manos de las autoridades locales”, dijo entonces la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Trump nunca ha abordado la muerte en 2014 de Eric Garner, quien fue puesto en un estrangulamiento por la policía que intentaba arrestarlo por vender cigarrillos sueltos. El video del encuentro fue visto millones de veces en línea, y las últimas palabras de Garner, “No puedo respirar”, se convirtieron en un grito de guerra para el movimiento Black Lives Matter. Sin embargo, Trump ha invocado esas palabras en varias ocasiones para burlarse de sus rivales políticos, incluso llevándose las manos al cuello para lograr un efecto dramático.

Sin embargo, Trump tiene una larga historia de inyectarse en casos racialmente sensibles. En 1989, sacó anuncios de periódicos de página completa que pedían la pena de muerte para los Cinco de Central Park, cinco jóvenes de color que fueron condenados injustamente por un brutal asalto a un corredor. Trump nunca se disculpó, y le dijo a los periodistas el año pasado: “Hay personas en ambos lados de eso”.

E incluso parece abogar por el trato más rudo de las personas bajo custodia policial, hablando despectivamente de la práctica policial de proteger las cabezas de los sospechosos esposados mientras los colocan en patrullas.

Pero el tono de Trump ha cambiado en las últimas semanas, ya que ha expresado repetidamente su consternación por las imágenes del asesinato de Ahmaud Arbery, el hombre negro de 25 años asesinado a tiros en febrero en Georgia mientras trotaba.

Trump y sus aliados han sido aún más claros sobre la muerte de Floyd, a quien se puede escuchar y ver en una cinta suplicando que no podía respirar antes de dejar de hablar y moverse lentamente.

Trump “estaba muy molesto cuando vio ese video”, dijo el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany. “Quiere que se haga justicia”.

Incluso el presentador de radio conservador Rush Limbaugh, quien una vez llamó a Black Lives Matter un “grupo terrorista”, dijo que la muerte de Floyd fue totalmente “injustificada” y que estaba “muy enojado”.

La efusión se produce cuando la campaña de Trump ha tratado de aprovechar la ventaja que tienen los demócratas con los votantes negros. La campaña espera ganar suficiente apoyo negro para mantener en juego a estados clave como Pensilvania, Michigan y Wisconsin o minimizar el entusiasmo por el rival demócrata Joe Biden. Podría haber una pequeña ventana después de que Biden le dijo la semana pasada a un destacado presentador de radio negro que los afroamericanos que respaldan a Trump “no son negros”, un error que luego dijo que lamentaba .

Chris White, el antiguo director de la Coalición de Detroit contra la brutalidad policial, cuestionó la sinceridad de la respuesta de los republicanos a las muertes de Arbery y Floyd dado el momento.

“Cada vez que escuchamos a los políticos hablar sobre lidiar con la brutalidad policial a mediados del año electoral, es solo una retórica sin sentido que tiene una promesa hueca”, dijo.

El portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo el jueves: “Esto no tiene nada que ver con la política y solo se trata de asegurarse de que se haga justicia, y cualquiera que sugiera lo contrario solo busca coser la división e ignorar el inquebrantable apoyo del presidente a la comunidad afroamericana. ”

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.