Trabajo de inmigrante en botellas de vino más famosas de Italia

Mundo

CASALE DEL BOSCO, ITALIA (AP)- La temporada de verano está llegando a la región vinícola de la Toscana italiana y las hojas de los viñedos brillan en dorado y verde.

Yahya Adams mueve sus guantes entre el follaje, eliminando el exceso de púas y brotes para fortalecer las viñas.

Es uno de los 24 solicitantes de asilo de África y Asia que trabajan en el viñedo Tenute Silvio Nardi en la cosecha de este año de Brunello di Montalcino, uno de los vinos más famosos de Italia.

“Soy muy afortunado porque cuando haces este viaje a Europa, y piensas dónde empezaste y dónde estás ahora, tienes que decir: ‘gracias Dios’. Porque, no es fácil, porque hay tantas personas que son más fuertes que tú, está en su mente, como que han crecido más que tú y ahora mismo mira donde estás, porque son tantas personas, que no pudieron llegar aquí, y querían llegar aquí pero no pudieron llegar” dijo Adams quien expresa su gusto por este trabajo.

Migrantes procentes de Ghana, Togo, Sierra Leona, Guinea Bissau, Pakistán u otros, sin experiencia vinicultora, han encontrado este empleo legal mientras se tramitan sus solicitudes a través de un grupo local sin ánimo de lucro .

Adams de 21 años, salió  de Ghana cuando sólo tenía 14 años, pasó  dos años en Libia, donde, según dijo, fue retenido temporalmente en cautividad por uno de sus empleadores, y cruzó el mar Mediterráneo hasta Italia en un barco con otros 118 migrantes.

Adams cuenta que vivió en varios centros para menores no acompañados, luego intentó encontrar trabajo en Bélgica, donde tenía amigos, pero regresó a Italia donde ahora está inscrito en el programa de trabajo de la Cooperativa Agrícola San Francesco.

“Realmente se sienten felices. Algunos de ellos, contarán que han trabajado en el mercado negro durante tres o cuatro años, sin contrato, sin nada. Entonces no existían, no tenían seguridad social, nada. Aquí tienen un contrato. Hay esperanza, porque sin contrato es muy difícil conseguir papeles (para quedarse en Italia)”. Dijo Salis Godje, coordinador de trabajadores en la Cooperativa San Francesco.

La ONG busca incorporar a los solicitantes de asilo al mercado laboral, en lugar de caer en el sistema extraoficial conocido en italiano como “caporalato”.

Un fenómeno  muy extendido en la industria agrícola, donde  más de 400.000 personas corren el riesgo de ser explotadas como mano de obra barata sin contratos adecuados, según el Observatorio Plácido Rizzotto, un grupo sindical que vigila la infiltración del crimen organizado en la agricultura.

Fundada en 1954, la Tenute Silvio Nardi, de propiedad familiar, produce cada año 210.000 botellas de vino elaborado con uvas Sangiovese, incluidas 160.000 botellas de Brunello di Montalcino, que envejece durante cinco años antes de salir al mercado.

Los asilados trabajan en equipos de ocho personas en unas 15 hectáreas (40 acres) del viñedo en las colinas de Casale del Bosco bajo la supervisión del agrónomo Vittorio Stringari.

ANNE MARIE GARCIA, ASSOCIATED PRESS

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.