(AP) – Nuestra visión del universo acaba de expandirse: la primera imagen del nuevo telescopio espacial de la NASA que se presentó el lunes está repleta de galaxias y ofrece la visión más profunda del cosmos jamás capturada.

La primera imagen del telescopio espacial James Webb de $10 mil millones mostrará lo más lejano que la humanidad haya visto en tiempo y distancia, más cerca del amanecer del universo y el borde del cosmos. Esa imagen será seguida el martes por el lanzamiento de cuatro tomas de belleza galáctica más de las miradas iniciales hacia el exterior del telescopio.

La imagen de “campo profundo” publicada en un evento en la Casa Blanca está llena de muchas estrellas, con galaxias masivas en primer plano y galaxias tenues y extremadamente distantes que se asoman aquí y allá. Parte de la imagen es luz de no mucho tiempo después del Big Bang, que fue hace 13,800 millones de años.

“Vamos a dar a la humanidad una nueva visión del cosmos”, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson, a los periodistas el mes pasado en una sesión informativa. “Y es una vista que nunca antes habíamos visto”.

Las imágenes disponibles para el martes incluyen una vista de un planeta gaseoso gigante fuera de nuestro sistema solar, dos imágenes de una nebulosa donde las estrellas nacen y mueren con una belleza espectacular y una actualización de una imagen clásica de cinco galaxias estrechamente agrupadas que bailan una alrededor de la otra.

El telescopio espacial más grande y poderoso del mundo se disparó en diciembre pasado desde la Guayana Francesa en América del Sur. Llegó a su mirador a 1.6 millones de kilómetros (1 millón de millas) de la Tierra en enero. Luego comenzó el largo proceso para alinear los espejos, enfriar los detectores de infrarrojos lo suficiente como para operar y calibrar los instrumentos científicos, todo protegido por una sombrilla del tamaño de una cancha de tenis que mantiene fresco el telescopio.

El plan es usar el telescopio para mirar hacia atrás tan lejos que los científicos puedan vislumbrar los primeros días del universo hace unos 13,700 millones de años y acercarse a los objetos cósmicos más cercanos, incluso a nuestro propio sistema solar, con un enfoque más nítido.

Webb es considerado el sucesor del telescopio espacial Hubble de gran éxito, pero envejecido. Hubble ha mirado desde hace 13,400 millones de años. Encontró la firma de la onda de luz de una galaxia extremadamente brillante en 2016. Los astrónomos miden qué tan atrás miran en años luz, siendo un año luz 5,8 billones de millas (9.5 billones de kilómetros).

“Webb puede ver hacia atrás en el tiempo justo después del Big Bang al buscar galaxias que están tan lejos que la luz ha tardado miles de millones de años en llegar desde esas galaxias a nuestros telescopios”, dijo Jonathan Gardner, científico adjunto del proyecto de Webb. en una rueda de prensa reciente.

¿Qué tan atrás parecía esa primera imagen? En los próximos días, los astrónomos realizarán cálculos complejos para determinar la edad de esas galaxias, dijo el mes pasado el científico del proyecto Klaus Pontoppidan.

La vista más profunda del cosmos “no es un récord que se mantendrá por mucho tiempo”, dijo Pontoppidan, ya que se espera que los científicos usen el telescopio para profundizar aún más.

Thomas Zurbuchen, jefe de la misión científica de la NASA, dijo que cuando vio las imágenes se emocionó, al igual que sus colegas: “Es realmente difícil no mirar el universo bajo una nueva luz y no solo tener un momento profundamente personal”.

A 21 pies (6,4 metros), el espejo en forma de flor chapado en oro de Webb es el más grande y sensible jamás enviado al espacio. Está compuesto por 18 segmentos, uno de los cuales fue golpeado por un micrometeoroide más grande de lo previsto en mayo. Los cuatro impactos previos de micrometeoritos en el espejo fueron más pequeños. A pesar de los impactos, el telescopio ha seguido superando los requisitos de la misión, sin apenas pérdida de datos, según la NASA.

La NASA está colaborando en Webb con las agencias espaciales europea y canadiense.

“Ahora estoy muy emocionado, ya que este progreso espectacular es un buen augurio para alcanzar el premio final para muchos astrónomos como yo: identificar el ‘Amanecer cósmico’, el momento en que el universo se bañó por primera vez con la luz de las estrellas”, dijo Richard Ellis, profesor de astrofísica en la Universidad College London, dijo por correo electrónico.