ESTOCOLMO (AP) — Suecia firmó el martes una petición formal para unirse a la OTAN, un día después de anunciar que solicitaría su ingreso en la alianza militar de 30 naciones. En la vecina Finlandia, se espera que los legisladores respalden formalmente más tarde en el día la decisión de los líderes del país de sumarse.

La decisión de las dos naciones nórdicas, que pone fin a su larga neutralidad militar — en el caso de Suecia desde hace más de 200 años y en el de Finlandia desde después de la Segunda Guerra Mundial —, ha provocado la ira del Kremlin.

Aunque la mayoría de los miembros de la OTAN están dispuestos a recibir a los dos países lo antes posible, Turquía ha complicado potencialmente la decisión al señalar que no puede permitir su ingreso por su percibida permisividad contra los militantes kurdos exiliados.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reafirmó el lunes sus declaraciones de la semana pasada en las que afirmó que el camino de los dos países hacia la OTAN no sería fácil. Todos los miembros deben aprobar el ingreso de nuevos socios. El mandatario acusó a Suecia y Finlandia de negarse a extraditar a “terroristas” buscados por su país.

En Estocolmo, la ministra sueca de Exteriores, Ann Linde, firmó la solicitud formal de ingreso en la Alianza, que según dijo enviará al secretario general de la entidad, Jens Stoltenberg

“Parece que hemos tomado una decisión que es la mejor para Suecia”, señaló durante la firma.

Por su parte, el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, llegó a Suecia para una visita oficial y fue recibido por el rey Carlos XVI Gustavo y la reina Silvia, que le habían invitado. Está previsto que Niinisto ofrezca un discurso en el parlamento sueco y se reúna con la primera ministra, Magdalena Andersson.

“El momento es excelente, una región nórdica fuerte y estable es nuestra causa común”, afirmó Niinisto en Twitter.