HELSINKI (AP) — El presidente y la primera ministra de Finlandia dijeron el jueves que están a favor de solicitar el ingreso del país en la OTAN, allanando el camino a la expansión de la alianza militar en plena guerra de Rusia en Ucrania.

El histórico paso para Finlandia, anunciado por el presidente, Sauli Niinisto, y la primera ministra, Sanna Marin, en un comunicado conjunto, significa que Finlandia tiene casi garantizada la solicitud de entrada a la OTAN, aunque quedan algunos pasos pendientes antes de poder iniciar el proceso formal.

Se espera que la vecina Suecia decida sobre su adhesión a la alianza en los próximos días.

El Kremlin reaccionó a la noticia horas más tarde apuntando que la decisión de Finlandia no ayudará a la estabilidad y seguridad en Europa. Finlandia comparte una frontera terrestre de 1,340 kilómetros (830 millas) con Rusia.

El vocero del gobierno ruso, Dmitry Peskov, dijo que la respuesta de su país dependerá de las medidas concretas que adopte la OTAN para acercar su infraestructura a las fronteras rusas y apuntó que el presidente, Vladimir Putin, ya había ordenado elaborar medidas para reforzar las defensas en el oeste en respuesta a la expansión de la Alianza.

Moscú había advertido de “repercusiones militares y políticas” si Suecia y Finlandia deciden entrar en la OTAN. En el caso de que lo soliciten, habrá un periodo de transición que durará desde que se entregue la petición hasta que los parlamentos de los 30 estados miembro la ratifiquen.

“Ahora que el momento de la toma de decisión está cerca, exponemos nuestros mismos puntos de vista, también para informar a los grupos parlamentario y partidos”, señalaron los mandatarios en un comunicado conjunto. “El ingreso en la OTAN reforzará la seguridad de Finlandia”.

“Como miembro de la OTAN, Finlandia reforzará toda la alianza de defensa”, afirmaron. “Finlandia debe solicitar el ingreso en la OTAN sin demora. Esperamos que el proceso nacional necesario para tomar esta decisión se realice rápido en los próximos días”.

La declaración finlandesa se produjo un día después de la visita del primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, a las dos naciones para firmar un acuerdo de cooperación militar.

En 2017, Suecia y Finlandia se unieron a la Fuerza Expedicionaria Conjunta, liderada por Gran Bretaña, que está diseñada para ser más flexible y rápida en su respuesta que la OTAN, que es más grande. Emplea los estándares y la doctrina de la OTAN, por lo que puede operar en colaboración con la Alianza, Naciones Unidas o con cualquier otra coalición multinacional.

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, los dos países escandinavos han estado valorando la conveniencia de abandonar décadas de neutralidad para adherirse a la OTAN.

El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, ha dicho que el organismo los recibirá con los brazos abiertos — ambos tienen ejércitos fuertes y modernos — y apuntó que espera que el proceso de ingreso sea rápido y se desarrolle sin contratiempos.