KIEV, Ucrania (AP) — Los líderes separatistas de cuatro regiones de Ucrania controladas por Rusia anunciaron el martes referendos para convertirse en parte de Rusia, en momentos en que las fuerzas de Moscú están perdiendo terreno.

Las consultas populares se realizarán a partir del viernes en las regiones de Donetsk, Jersón, Luhansk y Zaporiyia, luego de que un cercano aliado del presidente ruso Vladimir Putin las consideró necesarias, agregaron los líderes separatistas.

Es casi seguro que esos referendos arrojarán el resultado deseado por Rusia y también que no serán reconocidos por los gobiernos occidentales. Las consultas podrían allanar el camino para que Moscú intensifique el conflicto en momentos en que las fuerzas ucranianas están recuperando territorio gradualmente.

Denis Pushilin, titular de la región de Donetsk, declaró que “el sufrido pueblo del Donbás se ha ganado el derecho de ser parte del gran país que siempre ha considerado su madre patria”. Añadió que el referendo ayudará a “restaurar la justicia histórica que millones de rusos han estado esperando”.

Los líderes de Jersón y activistas prorrusos en Zaporiyia se unieron a los llamados de las autoridades separatistas de Luhansk y Donetsk para realizar los referendos.

Horas antes, el gobierno ruso aprobó los esfuerzos para colocar a las regiones capturadas bajo dominio ruso. El vocero del Kremlin Dmitry Peskov afirmó el martes que por ahora no hay posibilidades de llegar a una solución negociada.

El expresidente ruso Dmitry Medvedev opinó que incorporar a Luhansk y Donetsk a Rusia haría “irreversibles” sus nuevas fronteras y permitiría a Moscú usar “todos sus recursos” para defenderlas.

Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad Nacional que es encabezado por Putin, dijo en una app de mensajes que los referendos son importantes para proteger a sus habitantes y “restaurar la justicia histórica”.

“Una vez realizados estos referendos y una vez que estos territorios pasen a ser parte de Rusia, la transformación geopolítica del mundo será irreversible”, afirmó Medvedev, quien fue presidente de Rusia entre 2008 y 2012.

“El acecho al territorio ruso es un crimen que exige todo medio de defensa propia”, expresó, añadiendo que Rusia consagrará la incorporación de los territorios en su constitución a fin de evitar que algún líder en el futuro los ceda de nuevo.

“Es por eso que tienen tanto miedo a estos referendos en Kiev y en Occidente”, declaró Medvedev. “Es por eso que hay que realizarlos”.

La recuperación de amplias zonas antes ocupadas por los rusos, principalmente en la zona nororiental de Járkiv, ha fortalecido los argumentos ucranianos de que podrían propinar golpes más duros a Rusia si reciben más armamento.

Hay más armas en camino. Eslovenia esta semana prometió 28 tanques y Alemania prometió cuatro cañones tipo howitzer. Se esperan más envíos también de Gran Bretaña, que ya es uno de los surtidores más generosos de Ucrania después de Estados Unidos.