CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — El primer turista espacial del mundo quiere regresar, solo que esta vez se inscribió para dar una vuelta alrededor de la luna a bordo de la nave espacial de Elon Musk.

Para Dennis Tito, de 82 años, es una oportunidad de revivir la alegría de su viaje a la Estación Espacial Internacional, ahora que se jubiló con tiempo libre. No está interesado en subirse a un vuelo de 10 minutos hasta el borde del espacio o repetir lo que hizo hace 21 años. “Estuve allí, hice eso”.

Su viaje a la luna de una semana, su fecha por determinar y años en el futuro, lo llevará a 125 millas (200 kilómetros) del otro lado de la luna. Tendrá compañía: su esposa, Akiko, y otras 10 personas dispuestas a pagar mucho dinero por el viaje.

Esta foto proporcionada por SpaceX muestra a Dennis Tito y su esposa, Akiko, en la base de cohetes Starship de la compañía cerca de Boca Chica, Texas, el lunes 10 de octubre de 2022. La pareja reservó un vuelo a la luna en Starship de SpaceX. (SpaceX vía AP)
Esta foto proporcionada por SpaceX muestra a Dennis Tito y su esposa, Akiko, en la base de cohetes Starship de la compañía cerca de Boca Chica, Texas, el lunes 10 de octubre de 2022. La pareja reservó un vuelo a la luna en Starship de SpaceX. (SpaceX vía AP)

Tito no dice cuánto está pagando; su vuelo a la estación rusa costó 20 millones de dólares.

La pareja reconoce que aún quedan muchas pruebas y desarrollo por delante para Starship, un gigante brillante con forma de bala que aún no ha intentado llegar al espacio.

“Tenemos que mantenernos saludables durante todos los años que le tomará a SpaceX completar este vehículo”, dijo Tito en una entrevista esta semana con The Associated Press. “Podría estar sentado en una mecedora, sin hacer ningún buen ejercicio, si no fuera por esta misión”.

Tito es en realidad el segundo multimillonario en hacer una reserva de Starship para un vuelo alrededor de la luna. El magnate japonés de la moda, Yusaku Maezawa, anunció en 2018 que compraría un vuelo completo para poder llevar consigo a ocho o más personas, preferiblemente artistas. Los dos hombres volaron a la estación espacial desde Kazajstán sobre cohetes rusos, con 20 años de diferencia.

Tito inició el turismo espacial en 2001, convirtiéndose en la primera persona en pagar su viaje al espacio y antagonizando a la NASA en el proceso. La agencia espacial de EE.UU. no quería que un turista merodeara mientras se construía la estación. Pero la Agencia Espacial Rusa necesitaba el efectivo y, con la ayuda de Space Adventures, con sede en EE.UU., lanzó una serie de clientes adinerados a la estación durante la década de 2000 y, hace apenas un año, a Maezawa.

Los clientes adinerados están probando gustos más breves del espacio con la compañía de cohetes Blue Origin de Jeff Bezos. Virgin Galactic de Richard Branson espera recibir pasajeros de pago el próximo año.

Starship aún tiene que lanzarse sobre un propulsor Super Heavy desde el extremo sur de Texas, cerca de la frontera con México. Con 394 pies (120 metros) y 17 millones de libras (7.7 millones de kilogramos) de empuje de despegue, es el cohete más grande y poderoso jamás construido. La NASA ya ha contratado un Starship para llevar a sus astronautas a la luna en 2025 más o menos, en el primer aterrizaje lunar desde el Apolo.

Tito dijo que el contrato de la pareja con SpaceX, firmado en agosto de 2021 y anunciado el miércoles, incluye una opción para un vuelo dentro de cinco años. Tito tendría 87 años para entonces y quería una salida en caso de que su salud flaqueara.

“Pero si tuviera buena salud, esperaría 10 años”, dijo.

ARCHIVO – El multimillonario estadounidense Dennis Tito levanta el pulgar poco después de aterrizar en las estepas de Asia Central, 80 kilómetros (50 millas) al noreste de Arkalyk, Kazakstán, el 6 de mayo de 2001. (Foto AP/Mikhail Metzel, archivo)

La esposa de Tito, de 57 años, dijo que no necesitaba que la persuadieran. Los residentes de Los Ángeles son pilotos y entienden los riesgos. Comparten la visión de Musk de un futuro espacial y creen que una pareja casada volando juntos a la luna inspirará a otros a hacer lo mismo.

Tito, quien vendió su compañía de inversión Wilshire Associates hace casi dos años, dijo que no se siente culpable por derrochar en vuelos espaciales en lugar de gastar el dinero aquí en la Tierra.

“Estamos jubilados y ahora es el momento de cosechar los frutos de todo el arduo trabajo”, dijo.

Tito espera que también destruya las nociones preconcebidas sobre la edad, tal como lo hizo el vuelo del transbordador espacial de John Glenn en 1998. El primer estadounidense en orbitar la Tierra todavía tiene el récord como la persona más anciana en órbita.

“Tenía solo 77 años. Era solo un hombre joven”, dijo Tito. “Podría terminar siendo 10 años mayor que él”.