Los ataques con misiles rusos en Ucrania el lunes tuvieron un “impacto generalizado” en la red eléctrica del país, lo que generó preocupaciones en Occidente, según funcionarios del Pentágono.

“Ucrania ha podido defenderse de algunos de estos ataques, pero los daños a la red eléctrica y al suministro de agua son preocupaciones graves que perjudican directamente a la población civil”, dijo a los periodistas un alto funcionario de defensa de Estados Unidos.

Misiles rusos llovieron sobre varias ciudades ucranianas la madrugada del lunes, dejando cerca del 80 por ciento de Kiev sin agua y otros grandes sectores de la población sin electricidad, según el alcalde de la ciudad.

El bombardeo de misiles, que tuvo lugar alrededor de las 7 am hora local, tuvo como objetivo “instalaciones de infraestructura militar y civil con 55 misiles guiados por aviones, 45 de los cuales fueron derribados por nuestros defensores”, afirmó más tarde el Estado Mayor del ejército ucraniano.

Y el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, dijo que se alcanzaron 18 objetivos en 10 regiones, según The Washington Post.

Otro oficial militar de EE.UU. dijo que no tenían información específica para proporcionar en cuanto a la extensión del daño, pero que estaban “vigilando de cerca” y aún recopilando información.

“En cuanto a la infraestructura, en virtud de la afectación de la red eléctrica, estamos viendo impactos en cuanto a los sistemas de suministro de agua, tratamiento de agua, cosas así, que está afectando el acceso al agua entre la población civil”, dijeron.

Los ataques rusos marcan el bombardeo de misiles más generalizado desde una campaña similar a principios de este mes, cuando Moscú golpeó durante varios días la infraestructura y la red eléctrica de Ucrania. Funcionarios ucranianos y occidentales han expresado su preocupación por la producción de energía del país a medida que se acerca el invierno, y temen que pronto se presente una crisis humanitaria a medida que los días se vuelven más fríos.

Los ataques más recientes del Kremlin son en represalia por lo que Moscú afirma que son ataques con aviones no tripulados durante el fin de semana contra buques de guerra rusos en la península de Crimea, aunque Ucrania no se ha atribuido la responsabilidad del ataque.

El oficial militar estadounidense dijo que la administración Biden está “rastreando informes de un presunto ataque contra buques de la armada rusa en Sebastopol”, una ciudad en el Mar Negro en el territorio anexado de Crimea. También confirmaron que “hubo explosiones allí”, pero no dijeron qué causó las explosiones y no tenían una evaluación de daños para compartir.