GINEBRA (AP) — Asesores de la Organización Mundial de la Salud se reunieron el viernes para una reunión extraordinaria de urgencia a fin de analizar la información sobre una preocupante nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica, pero una experta afirmó que podrían pasar semanas hasta que se conozca su impacto en las vacunas contra el COVID-19.

El grupo de asesoramiento técnico sobre la evolución de la pandemia mantuvo una reunión virtual para abordar la llamada variante B.1.1.529, que ha provocado el desplome de las bolsas y llevó a la Unión Europea a recomendar suspender los vuelos desde el sur de África.

Los expertos podrían decidir si se trata de una “variante preocupante” —el tipo más alarmante, como la variante delta— o una “variante de interés”, y si se utilizará una letra del alfabeto griego para clasificarla.

“Todavía no sabemos mucho sobre esto. Lo que sí sabemos es que esta variante tiene un gran número de mutaciones, y la preocupación es que cuando hay tantas mutaciones puede tener impacto en cómo se comporta el virus”, dijo Maria Van Kerkhove, líder técnica de la OMS en COVID-19, en un chat en redes sociales el jueves.

Por el momento, hay disponibles menos de 100 secuencias completas del genoma de la variante, agregó.

“Nos llevará unas semanas entender qué impacto tiene esta variante en cualquier posible vacuna, por ejemplo”, afirmó Van Kerkhove.

Contactado por teléfono, el presidente del grupo asesor, el doctor Anurag Agrawal, director del Instituto de Genómica y Biología Integrativa de Nueva Delhi, apuntó que era demasiado pronto para realizar comentarios sobre la variante y añadió que se necesitan más datos para completar la información existente.

“Es algo que hay que vigilar. Podría decir que nos preocupa, pero creo que lo que ustedes quieren es que nos preocupe”, dijo Van Kerkhove.“Tenemos gente trabajando en esto”.

___

El periodista de The Associated Press Aniruddha Ghosal en Nueva Delhi contribuyó a este despacho