MOSCÚ (AP) — Mikhail Gorbachev, quien como el último líder de la Unión Soviética libró una batalla perdida para salvar un imperio en ruinas pero produjo reformas extraordinarias que llevaron al final de la Guerra Fría, murió a los 91 años, informaron medios rusos el jueves.

Las organizaciones noticiosas citaron un comunicado del Hospital Clínico Central diciendo que murió después de una larga enfermedad. No se dieron otros detalles.

Aunque estuvo en el poder menos de siete años, Gorbachov desató una serie de cambios impresionantes. Pero rápidamente lo superaron y resultaron en el colapso del estado autoritario soviético, la liberación de las naciones de Europa del Este de la dominación rusa y el fin de décadas de confrontación nuclear Este-Oeste.

Su declive fue humillante. Su poder fue minado irremediablemente por un intento de golpe en su contra en agosto de 1991, pasó sus últimos meses en el cargo viendo república tras república declarar la independencia hasta que renunció el 25 de diciembre de 1991. La Unión Soviética cayó en el olvido un día después.

Un cuarto de siglo después del colapso, Gorbachov dijo a The Associated Press que no había considerado el uso generalizado de la fuerza para tratar de mantener unida a la URSS porque temía el caos en un país nuclear.

“El país estaba cargado hasta los topes de armas. Y hubiera empujado inmediatamente al país a una guerra civil”, dijo.

Muchos de los cambios, incluida la ruptura soviética, no se parecían en nada a la transformación que había imaginado Gorbachov cuando se convirtió en líder soviético en marzo de 1985.

Al final de su gobierno, no pudo detener el torbellino que había sembrado. Sin embargo, Gorbachov puede haber tenido un mayor impacto en la segunda mitad del siglo XX que cualquier otra figura política.

“Me veo a mí mismo como un hombre que inició las reformas que eran necesarias para el país, para Europa y el mundo”, dijo Gorbachov a The AP en una entrevista de 1992 poco después de dejar el cargo.

“A menudo me preguntan, ¿habría comenzado todo de nuevo si tuviera que repetirlo? Sí, de hecho. Y con más persistencia y determinación”, dijo.

Gorbachov ganó el Premio Nobel de la Paz en 1990 por su papel en el fin de la Guerra Fría y pasó sus últimos años recogiendo elogios y premios de todos los rincones del mundo. Sin embargo, era muy despreciado en casa.

Los rusos lo culparon por la implosión de la Unión Soviética en 1991, una superpotencia que alguna vez fue temible y cuyo territorio se dividió en 15 naciones separadas. Sus antiguos aliados lo abandonaron y lo convirtieron en el chivo expiatorio de los problemas del país.

La agencia oficial de noticias Tass informó que Gorbachov será enterrado en el cementerio Novodevichy de Moscú junto a su esposa.

Esta es una historia en desarrollo. Manténgase actualizado sobre lo último de News Channel 8 en el aire y en cualquier lugar con la aplicación móvil gratuita WFLA News Channel 8