(NewsNation) — La semana laboral estándar de cinco días, de 9 a 5, está desactualizada y ya no cumple su propósito, según los investigadores que realizan “la prueba más grande jamás realizada en el mundo de una semana de cuatro días”.

A partir del lunes, miles de trabajadores del Reino Unido en docenas de empresas están realizando una prueba de una semana laboral de cuatro días y 32 horas sin pérdida de salario.

Los trabajadores reciben el 100% de su salario por trabajar el 80% de su turno normal durante el programa. También se comprometen a mantener el 100% de su productividad.

El piloto está siendo coordinado por 4 Day Week Global, en asociación con el grupo de expertos Autonomy, 4 Day Week Campaign e investigadores de la Universidad de Cambridge, la Universidad de Oxford y el Boston College.

El piloto tendrá una duración de seis meses e involucra a 3,300 trabajadores de 70 empresas diferentes.

Al promover un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal, el piloto también ofrece talleres, tutoría, trabajo en red y una evaluación del bienestar y la productividad.

Los investigadores evaluarán los efectos de una semana laboral de cuatro días en la productividad y la calidad de vida y anunciarán los resultados en 2023.

Este es el estudio más grande de la semana laboral de cuatro días, pero no es el primero. Microsoft Japón probó el programa para sus empleados en 2019 y vio que la productividad aumentó en un 40%.

Con el objetivo de mejorar la salud mental y el bienestar de sus empleados, una creciente lista de empresas en EE.UU., Japón y Nueva Zelanda ya han implementado el cambio.

La empresa tecnológica Bolt, con sede en Chicago, cambió a una semana laboral de cuatro días de forma permanente este año después de una prueba piloto de tres meses. El director ejecutivo Ryan Breslow dijo que obligaba a los empleados a ser más conscientes de su tiempo y desempeñarse a un nivel superior.

Y en lo que comenzó como un programa piloto en 2020, la ciudad de Morgantown, West Virginia, ahora está entrando en su primer año completo en el que la mayoría de los departamentos trabajan 40 horas en solo cuatro días.

“Ha sido bastante positivo”, dijo el director de comunicaciones de Morgantown, Andrew Stacy. “Hubo un poco de aprensión al principio, porque era un cambio, porque no sabíamos cómo se iba a implementar. Pero la falta de negatividad y el fuerte apoyo y las vibraciones positivas que recibimos de los empleados, no veo que desaparezca”.

Los beneficios destacados incluyen una mayor satisfacción de los empleados. Las empresas con una semana laboral de cuatro días no solo atraen más talento, sino que también retienen a sus empleados.

Joblist informa que el 73% de los trabajadores actualmente empleados están pensando activamente en dejar sus trabajos.

El enfoque tradicional del trabajo necesita un rediseño, dice la economista Juliet Schor.

Al defender una semana laboral de cuatro días y 32 horas en su charla TED, Schor explica cómo este modelo para el futuro del trabajo podría abordar desafíos importantes como el agotamiento y la crisis climática.

Y en Nueva Zelanda, la primera ministra Jacinda Ardern sugirió que una semana laboral más corta podría salvar la economía del país al depender de los residentes, en lugar de los turistas, para gastar dinero localmente en su día libre adicional.

Sin embargo, es posible que el cambio no llegue pronto a EE.UU. a mayor escala. Una propuesta en la Legislatura del Estado de California que definiría la semana laboral en el estado como 32 horas para empresas con más de 500 empleados fue rechazada en mayo. Pero los partidarios del proyecto de ley no se han rendido.