KIEV (AP) — Gran Bretaña prometió el jueves enviar cohetes de mediano alcance a Ucrania, sumándose a Estados Unidos y Alemania para equipar al país en guerra con armas capaces de derribar aviones y destruir artillería.

Las armas occidentales han sido cruciales para permitir a Ucrania frenar al ejército ruso, que lo supera largamente en números y armamento, en una guerra que inicia su 99no día, pero el gobierno ucraniano dijo que necesitaba mejores lanzacohetes para detener la ofensiva rusa sobre una ciudad clave.

El ataque ruso a ciudades y poblaciones continuó durante la noche, así como la ofensiva sobre la ciudad de Sievierodonetsk. El ministerio de Defensa británico informó que Rusia ha capturado la mayor parte de la ciudad, una de dos en la provincia de Luhansk que seguía bajo control ucraniano.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, informó que Reino Unido enviaría una cantidad no especificada de lanzamisiles M270, capaces de dirigir misiles con precisión a una distancia de 80 kilómetros. Las tropas ucranianas recibirán entrenamiento en Gran Bretaña para usar esos equipos, añadió.

El gobierno británico dice que la decisión de enviar los misiles fue coordinada con el gobierno estadounidense, que el miércoles dijo que enviaría Sistemas de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad a Ucrania.

Los dos sistemas son similares, aunque el estadounidense anda sobre ruedas, mientras que el británico corre sobre vías.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy ha pedido más y mejores armas y en ocasiones ha lamentado que las potencias occidentales sean lentas al proveerlas. Cuando las armas occidentales ayudaron a Ucrania a defender su capital de los asaltos rusos, Moscú optó por reagruparse y enfocarse en el este del país, para tratar de tomar toda la región industrial de Donbás.

Los analistas militares piensan que el Kremlin trata de tomar Donbás antes de que arriben las armas que pudieran detener la marea rusa. Tomará al menos tres semanas en llevar las armas de precisión estadounidense y las tropas entrenadas al campo de batalla, pero el subsecretario de Defensa, Colin Kahl, cree que llegarán a tiempo para marcar una diferencia en los combates.

Por otra parte, Kiev se apresta a recibir un refuerzo diplomático con el arribo de un nuevo embajador estadounidense. La embajadora Bridget Brink se aprestaba a entregar sus cartas credenciales a Zelenskyy en las próximas horas.

Brink será la primera diplomática de Washington en Kiev desde que el presidente Donald Trump forzó la renuncia de la embajadora Marie Yovanovitch en 2019. Ella fue posteriormente una figura clave en el primer juicio político a Trump en el Congreso.