MOGADISCIO, Somalia (AP) — El expresidente Hassan Sheikh Mohamud ha vuelto a tomar las riendas del gobierno de Somalia luego de que no logró ser reelegido en 2017, al derrotar el domingo al actual mandatario Mohamed Abdulahi Mohamed en una contienda decidida por los legisladores en una tercera ronda de votos.

Mohamud, de 66 años, ganó la votación en la capital Mogadiscio en medio de estrictas medidas de seguridad para evitar ataques extremistas. Previamente gobernó de 2012 a 2017.

“La victoria le pertenece al pueblo somalí, y este es el inicio de la era de unidad, la democracia de Somalia y el principio de la lucha contra la corrupción”, dijo Mohamud después de ganar.

Añadió que tiene una “ingente tarea por delante” tras recuperar el poder.

Un total de 36 aspirantes participaron en la primera ronda electoral, cuatro de los cuales avanzaron a la siguiente vuelta. Luego de que ninguno de los candidatos obtuvo al menos dos terceras partes de las 328 papeletas, la votación avanzó a una tercera ronda donde sólo se requería de una mayoría simple para elegir al ganador.

Los candidatos presidenciales, el expresidente Hassan Sheikh Mohamud, a la izquierda, el actual líder Mohamed Abdullahi Mohamed, al centro, y el expresidente Sharif Sheikh Ahmed, a la derecha, asisten a una sesión de votación para las elecciones presidenciales en el campamento militar de Halane, que está protegido por las fuerzas de mantenimiento de la paz de la Unión Africana. en Mogadiscio, Somalia, el domingo 15 de mayo de 2022. (Foto AP/Farah Abdi Warsameh)

Miembros de las dos cámaras del Congreso eligieron al presidente en una votación secreta realizada dentro de una carpa en un hangar de un aeropuerto dentro del campo militar Halane, el cual está protegido por cuerpos de paz de la Unión Africana.

La elección de Mohamud puso fin a un proceso electoral aplazado que había desatado tensiones políticas y preocupaciones de seguridad, después de que el mandato del presidente Mohamed expiró en febrero de 2021 sin que hubiera un sucesor designado.

Mohamed y Mohamud se sentaron uno al lado del otro el domingo, viendo con calma el conteo de los votos. Se escucharon disparos de celebración en algunas partes de Mogadiscio después de que quedó claro que Mohamud había derrotado al hombre que lo reemplazó.

Mohamed reconoció su derrota y Mohamud fue juramentado de inmediato.

Mohamud es el líder del Partido de la Paz y el Desarrollo, que cuenta con la mayoría de los escaños en las dos cámaras del Congreso. También es bien conocido por su labor como líder cívico y promotor de la educación, lo que incluye ser uno de los fundadores de la Universidad SIMAD de Mogadiscio.

El gobierno de Mohamed se enfrentaba a un plazo que vencía el 17 de mayo para llevar a cabo una votación o arriesgarse a perder el financiamiento de aliados internacionales.

Mohamed —al que se le apoda Farmaajo por su gusto por el queso italiano— dijo en Twitter mientras se depositaban los votos que había sido “un gran honor gobernar” a Somalia.

Para Mohamed y sus simpatizantes, la derrota del domingo es decepcionante después de que llegó al poder en 2017 siendo un símbolo de una diáspora somalí ansiosa de ver al país prosperar luego de años de revueltas. Mohamed deja a Somalia incluso más volátil de lo que la encontró, con una presunta escisión en los servicios de seguridad y la amenaza constante de ataques del grupo extremista Al Shabab.

___

El periodista de la AP Rodney Muhumuza en Kampala, Uganda, contribuyó a este despacho.