KIEV, Ucrania (AP) — El juicio de un soldado ruso de 21 años por el asesinato de un civil ucraniano desarmado inició el viernes en Kiev, el primer proceso por crímenes de guerra contra un miembro del Ejército de Rusia tras 11 semanas de derramamiento de sangre en Ucrania.

El soldado está acusado de dispararle en la cabeza en los primeros días de la guerra a un hombre de 62 años a través de la ventanilla abierta de un auto en la localidad de Chupakhivka, en el noreste del país. Es miembro de una unidad de tanques y fue capturado.

Gran cantidad de periodistas y camarógrafos abarrotaron el interior del pequeño tribunal en la corte del distrito de Solomyanskyy en la capital de Ucrania, en donde el sospechoso, el sargento Vadim Shyshimarin, estaba sentado en un área rodeada de vidrio. Vestía pantalones deportivos y una sudadera con capucha azul y gris, y tenía la cabeza rapada.

Se enfrenta a una pena máxima de cadena perpetua, según una sección del código penal ucraniano que aborda las leyes y costumbres de la guerra. La fiscal principal de Ucrania, con ayuda de expertos extranjeros, investiga las acusaciones de que tropas rusas infringieron el derecho internacional y el ucraniano al matar, torturar y abusar posiblemente de miles de civiles ucranianos.

La audiencia el viernes del caso de Shyshimarin fue breve. Un juez le pidió decir su nombre, dirección, estado civil y otros detalles de identificación. También le preguntaron si comprendía sus derechos, a lo que respondió que “sí” en voz baja, y si quería un juicio con jurado, lo cual rechazó.

Los jueces y abogados hablaron sobre asuntos procesales antes de que los jueces salieran de la corte, y luego regresaron para indicar que el caso continuaría el 18 de mayo.

El abogado de Shyshimarin, Victor Ovsyanikov, reconoció que el caso en su contra es sólido, pero dijo que el tribunal tomaría la decisión final sobre qué evidencia permitirá. Ovsyanikov dijo el jueves que él y su cliente no habían decidido aún si se declarará inocente o culpable.

Después de la audiencia del viernes, Ovsyannikov dijo que le asignaron defender a Shyshimarin en su papel de abogado del Centro de Ayuda Jurídica Gratuita. Su cliente “sin duda conoce todos los detalles” de lo que está acusado, dijo Ovsyannikov. El abogado no detalló cuál será su estrategia de defensa.

Al ser el primer caso por crímenes de guerra en Ucrania, el juicio a Shyshimarin está siendo observado de cerca. Los investigadores han estado reuniendo evidencias de posibles crímenes de este tipo para presentarlas ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

La fiscalía general indicó que la fiscal Iryna Venediktova ha dicho que está estudiando más de 10.700 posibles crímenes de guerra en los que estarían involucrados más de 600 sospechosos, incluyendo soldados y funcionarios gubernamentales rusos.

Muchas de las supuestas atrocidades salieron a la luz el mes pasado luego de que las tropas de Moscú pusieran fin a su intento de tomar Kiev y se retiraran de los alrededores de la capital, lo que dejó al descubierto fosas comunes, y calles y jardines sembrados de cadáveres en diversas localidades, incluida Bucha.

Volodymyr Yavorskyy, coordinador del Centro para las Libertades Civiles de Kiev, dijo que los activistas darán seguimiento al juicio del soldado ruso para asegurar que se respeten sus derechos jurídicos. Puede ser difícil, comentó, mantener la neutralidad del proceso judicial en tiempo de guerra.

“Es sorprendente que un sospechoso de crímenes de guerra haya sido encontrado y que se le enjuicie. Los cargos de este tipo suelen hacerse en ausencia”, señaló. “Es un caso inusual en el que en poco tiempo logramos hallar a un soldado que infringió las reglas internacionales de guerra”.

___

Lardner reportó desde Washington. Sabina Niksic en Sarajevo, Bosnia, contribuyó a este despacho.