NACIONES UNIDAS (AP) — El jefe de las Naciones Unidas advirtió el lunes al mundo que “la humanidad está a solo un malentendido, un error de cálculo de la aniquilación nuclear”, citando la guerra en Ucrania, las amenazas nucleares en Asia y Medio Oriente y muchos otros factores.

El secretario general, Antonio Guterres, dio la grave advertencia en la apertura de la reunión de alto nivel largamente postergada para revisar el histórico tratado de 50 años de antigüedad destinado a prevenir la proliferación de armas nucleares y, finalmente, lograr un mundo libre de armas nucleares.

Estados Unidos, Japón, Alemania, el jefe nuclear de la ONU y muchos otros oradores de apertura en la reunión para revisar el progreso y acordar los pasos futuros para implementar el Tratado de No Proliferación Nuclear, conocido como como el TNP.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony J. Blinken, habla durante una reunión con los Estados partes no nucleares del Tratado de No Proliferación (TNP) en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes 1 de agosto de 2022. (AP Photo/Yuki Iwamura)

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo que Corea del Norte se está preparando para realizar su séptima prueba nuclear, Irán “no ha querido o no ha podido” aceptar un acuerdo para volver al acuerdo nuclear de 2015 destinado a controlar su programa nuclear, y Rusia está “ involucrados en temerarios y peligrosos ruidos de sables nucleares” en Ucrania.

Citó la advertencia del presidente ruso Vladimir Putin después de su invasión del 24 de febrero de que cualquier intento de interferir tendría “consecuencias que nunca has visto”, y enfatizó que su país es “una de las potencias nucleares más potentes”.

Esto es contrario a las garantías dadas a Ucrania sobre su soberanía e independencia cuando renunció a sus armas nucleares de la era soviética en 1994, dijo Blinken, y envía “el peor mensaje posible” a cualquier país que piense que necesita armas nucleares para defenderse y disuadir agresión.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, dijo que las divisiones en el mundo desde la última conferencia de revisión en 2015, que terminó sin un documento de consenso, se han vuelto mayores, y enfatizó que la amenaza de Rusia de usar armas nucleares en la guerra de Ucrania ha contribuido “a la preocupación mundial de que otro una catástrofe por el uso de armas nucleares es una posibilidad real”.

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, se dirige a la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 2022, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes 1 de agosto de 2022. (Foto AP/Yuki Iwamura)

La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, acusó a Rusia de “violar brutalmente las garantías” que le dio a Ucrania en 1994 y dijo que la “retórica nuclear imprudente” de Moscú desde la invasión de su vecino más pequeño “está poniendo en riesgo todo lo que el TNP ha logrado en cinco décadas”.

Más recientemente, Blinken dijo que Rusia se apoderó de la planta de energía nuclear más grande de Europa en Zaporizhzhya y la está utilizando como base militar para disparar contra los ucranianos, “sabiendo que no pueden y no devolverán el fuego porque podrían golpear accidentalmente un reactor nuclear o desechos radiactivos en almacenamiento”. Dijo que esto lleva la noción de tener “un escudo humano a un nivel completamente diferente y horrible”.

El director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Grossi, dijo que el conflicto de Ucrania es “tan grave que el espectro de una posible confrontación o accidente nuclear ha vuelto a levantar su aterradora cabeza”.

Advirtió que en la planta nuclear de Zaporizhzhya “la situación se vuelve cada día más peligrosa”, e instó a todos los países a ayudar a hacer posible su visita a la planta con un equipo de expertos en seguridad y protección del OIEA, diciendo que sus esfuerzos en el pasado dos meses han sido infructuosos.

Guterres dijo a muchos ministros, funcionarios y diplomáticos reunidos en el Salón de la Asamblea General que la conferencia de revisión de un mes se lleva a cabo “en un momento de peligro nuclear no visto desde el apogeo de la Guerra Fría”.

La conferencia es “una oportunidad para elaborar las medidas que ayudarán a evitar un desastre seguro y poner a la humanidad en un nuevo camino hacia un mundo libre de armas nucleares”, dijo el secretario general.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, hace comentarios antes de la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 2022 en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes 1 de agosto de 2022. (AP Photo/Yuki Iwamura)

Pero Guterres advirtió que “las armas geopolíticas están alcanzando nuevos máximos”, casi 13,000 armas nucleares están en arsenales en todo el mundo y los países que buscan “falsa seguridad” están gastando cientos de miles de millones de dólares en “armas del fin del mundo”.

“Todo esto en un momento en que aumentan los riesgos de proliferación y se debilitan las barreras para evitar una escalada”, dijo, “y cuando las crisis, con trasfondo nuclear, se están enconando desde el Medio Oriente y la península de Corea hasta la invasión de Ucrania por Rusia, y a muchos otros factores en todo el mundo”.

Guterres pidió a los participantes de la conferencia que tomen varias medidas: reforzar y reafirmar urgentemente “la norma de 77 años contra el uso de armas nucleares”, trabajar sin descanso para eliminar las armas nucleares con nuevos compromisos para reducir los arsenales, abordar “las tensiones latentes en el Medio Oriente y Asia” y promover el uso pacífico de la tecnología nuclear.

“Las generaciones futuras cuentan con su compromiso de alejarse del abismo”, imploró a los ministros y diplomáticos. “Este es nuestro momento para enfrentar esta prueba fundamental y levantar la nube de la aniquilación nuclear de una vez por todas”.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, se dirige a la conferencia de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 2022, en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el lunes 1 de agosto de 2022. (AP Photo/Yuki Iwamura)

Kishida de Japón, recordando su ciudad natal de Hiroshima, donde se lanzó la primera bomba atómica en agosto de 1945, se hizo eco de muchos de los puntos de Guterres diciendo que el camino hacia un mundo sin armas nucleares se ha abierto.

Kishida de Japón, recordando su ciudad natal de Hiroshima, donde se lanzó la primera bomba atómica en agosto de 1945, se hizo eco de muchos de los puntos de Guterres diciendo que el camino hacia un mundo sin armas nucleares se ha vuelto más difícil, pero “rendirse no es una opción”.

En vigor desde 1970, el Tratado de No Proliferación conocido como TNP tiene la adhesión más amplia de todos los acuerdos de control de armas, con unos 191 países que son miembros.

Según sus disposiciones, las cinco potencias nucleares originales (Estados Unidos, China, Rusia (entonces la Unión Soviética), Gran Bretaña y Francia) acordaron negociar para eliminar algún día sus arsenales y las naciones sin armas nucleares prometieron no adquirirlas a cambio. por una garantía para poder desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos.

India y Pakistán, que no se unieron al TNP, obtuvieron la bomba. Lo mismo hizo Corea del Norte, que ratificó el pacto pero luego anunció que se retiraba. Se cree que Israel, que no es signatario, tiene un arsenal nuclear, pero ni lo confirma ni lo niega. No obstante, se le atribuye al tratado la limitación del número de recién llegados nucleares (el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, una vez previó hasta 20 naciones con armas nucleares) como marco para la cooperación internacional en materia de desarme.

La reunión, que finaliza el 26 de agosto, tiene como objetivo generar un consenso sobre los próximos pasos, pero las expectativas son bajas para un acuerdo sustancial, si es que lo hay. Hubo 133 oradores hasta el lunes, además de docenas de eventos paralelos.

Se suponía que la revisión de cinco años del TNP tendría lugar en 2020, cuando el mundo ya enfrentaba muchas crisis, pero se retrasó debido a la pandemia de COVID-19.

Patricia Lewis, exdirectora del Instituto de Investigación sobre el Desarme de las Naciones Unidas que ahora está a cargo de los programas de seguridad internacional en el centro de estudios de asuntos internacionales Chatham House en Londres, dijo que “las amenazas del presidente Putin de usar armas nucleares han conmocionado a la comunidad internacional”.

Rusia no solo es signataria del TNP sino también depositaria de las ratificaciones de tratados y en enero se unió a las otras cuatro potencias nucleares para reiterar la declaración del expresidente estadounidense Ronald Reagan y el exlíder soviético Mikhail Gorbachev de que “nunca se puede ganar una guerra nuclear y se debe nunca se peleen”, dijo a The Associated Press.

Lewis dijo que los países que participan en la conferencia de revisión tendrán que tomar una decisión difícil.

Para apoyar el tratado y lo que representa, “los gobiernos tendrán que abordar el comportamiento y las amenazas de Rusia”, dijo. “Por otro lado, hacerlo corre el riesgo de dividir a los miembros del tratado, algunos de los cuales han sido persuadidos por la propaganda de Rusia o al menos no están tan preocupados, por ejemplo, como afirma la OTAN”.

Y “Rusia sin duda se opondrá enérgicamente a ser nombrada en declaraciones y cualquier documento final”, dijo Lewis.