Israel examina casos de inflamación cardíaca en personas que recibieron la inyección COVID de Pfizer

Mundo

A nurse prepares a dose of Pfizer-BioNTech vaccine against the new coronavirus to be injected at the Andras Josa Teaching Hospital in Nyiregyhaza, Hungary, Sunday, Jan. 24, 2021. (Attila Balazs/MTI via AP)

JERUSALÉN (Reuters) – El Ministerio de Salud de Israel dijo el domingo que está examinando una pequeña cantidad de casos de inflamación cardíaca en personas que habían recibido la vacuna COVID-19 de Pfizer, aunque aún no ha sacado ninguna conclusión.

Pfizer dijo que no ha observado una tasa más alta de la condición de lo que normalmente se esperaría en la población general.

El coordinador de respuesta a la pandemia de Israel, Nachman Ash, dijo que un estudio preliminar mostró “decenas de incidentes” de miocarditis que ocurren entre más de 5 millones de personas vacunadas, principalmente después de la segunda dosis.

Ash dijo que no estaba claro si esto era inusualmente alto y si estaba relacionado con la vacuna.

La mayoría de los casos se notificaron en personas de hasta 30 años.

“El Ministerio de Salud está examinando actualmente si existe un exceso de morbilidad (tasa de enfermedad) y si se puede atribuir a las vacunas”, dijo Ash.

Ash, quien habló sobre el tema en una entrevista radial y durante una conferencia de prensa, se refirió a él como un “signo de interrogación” y enfatizó que el Ministerio de Salud aún no ha llegado a ninguna conclusión.

Determinar un vínculo, dijo, sería difícil porque la miocarditis, una afección que a menudo desaparece sin complicaciones, puede ser causada por una variedad de virus y se informó una cantidad similar de casos en años anteriores.

Pfizer, consultado por Reuters sobre la revisión, dijo que está en contacto regular con el Ministerio de Salud de Israel para revisar los datos sobre su vacuna.

La compañía dijo que “está al tanto de las observaciones israelíes de miocarditis que ocurrieron predominantemente en una población de hombres jóvenes que recibieron la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19”.

“Los eventos adversos se revisan de manera regular y exhaustiva y no hemos observado una tasa de miocarditis más alta de lo que se esperaría en la población general. No se ha establecido un vínculo causal con la vacuna”, dijo la compañía.

“No hay evidencia en este momento para concluir que la miocarditis sea un riesgo asociado con el uso de la vacuna Pfizer / BNT COVID-19”.

Israel ha sido un líder mundial en el despliegue de la vacunación, con cerca del 60% de sus 9,3 millones de habitantes que han recibido la vacuna Pfizer. Su base de datos a nivel nacional ya ha demostrado que la vacuna es altamente efectiva para prevenir los síntomas y enfermedades graves asociadas con COVID-19.

Desde enero, poco después de que comenzara la campaña de vacunación, las infecciones diarias disminuyeron de un máximo de más de 10,000 a solo 129 antes del fin de semana.

Nadav Davidovitch, director de la escuela de salud pública de la Universidad Ben Gurion de Israel, dijo que incluso si se estableciera una correlación entre los casos de miocarditis y la vacuna, no parecía ser lo suficientemente grave como para dejar de administrar la vacuna.

“Es una situación que debe analizarse y debemos esperar un informe final, pero en un análisis intermedio parece que el riesgo de enfermarse por COVID-19 es mucho mayor que por los eventos adversos de la vacuna, y el riesgo de la peri / miocarditis después de la vacuna es baja y temporal “, dijo.

Reporte de Ari Rabinovitch y Steven Scheer. Edición de Frances Kerry. © 2021 Thomson Reuters.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.