JOHANNESBURGO (AP) — Fuertes lluvias e inundaciones han causado la muerte de al menos 341 personas en la provincia KwaZulu-Natal del este de Sudáfrica, la cual incluye la ciudad de Durban, y se pronostican más aguaceros en los próximos días.

Se prevé que la cifra de fallecimientos se incremente, ya que docenas de personas, incluidas familias enteras, están desaparecidas, dijeron las autoridades el jueves.

Las persistentes lluvias han causado estragos en la provincia, destruyendo casas, provocando el derrumbe de edificios y llevándose consigo tramos de las principales carreteras.

Los daños a la ciudad de Durban y al área metropolitana circundante de eThekwini se estiman en 52 millones de dólares, dijo el alcalde de eThekwini, Mxolosi Kaunda.

Al menos 120 escuelas se han inundado, lo que ha dejado daños estimados en más de 26 millones de dólares. Ante ello, las autoridades decidieron cerrar temporalmente todas las aulas de la provincia.

Cuando menos 18 alumnos y un profesor en diversas escuelas han muerto a causa de las inundaciones, declaró la ministra de Educación, Angie Motshekga.

“Esto es una catástrofe y los daños no tienen precedentes. Lo que es aún más preocupante es que se prevén más lluvias en las mismas zonas que ya están afectadas”, dijo Motshekga en un comunicado.

La policía utilizó granadas aturdidoras para dispersar a residentes del área Reservoir Hills de Durban que protestaban por lo que dicen es la falta de ayuda oficial, reportaron medios de comunicación del país.

La Fuerza de Defensa Nacional sudafricana ha desplegado soldados para ayudar en los operativos de rescate y limpieza.

Las inundaciones han dejado sin agua ni electricidad a gran parte de Durban y el área metropolitana de eThekwini, y se requerirá al menos una semana para restablecer estos servicios, indicaron las autoridades.

El presidente Cyril Ramaphosa convocó a una reunión de emergencia del Gabinete para declarar que las inundaciones son un desastre nacional y así poder liberar fondos para ayudar a reparar los daños. El miércoles visitó varias zonas afectadas.

Catorce cocodrilos que fueron arrastrados por el agua desde una granja en la zona de Tongaat, al norte de Durban, han sido recapturados, indicaron funcionarios responsables de la fauna silvestre.