EL CAIRO (AP) — Un incendio arrasó una iglesia ortodoxa copta abarrotada durante los servicios matutinos en la capital de Egipto el domingo, llenándola rápidamente de un espeso humo negro y matando a 41 feligreses, entre ellos al menos 10 niños.

Varios feligreses atrapados saltaron de los pisos superiores de la iglesia Martyr Abu Sefein para tratar de escapar de las intensas llamas, dijeron testigos. “Asfixia, asfixia, todos ellos muertos”, dijo un testigo angustiado, que solo dio un nombre parcial, Abu Bishoy.

Dieciséis personas resultaron heridas, incluidos cuatro policías que participaron en las labores de rescate.

La causa del incendio en la iglesia del barrio obrero de Imbaba no se supo de inmediato. Una investigación inicial apuntó a un cortocircuito eléctrico, según un comunicado de la policía.

Familias llorando esperaban afuera noticias sobre parientes que aún estaban dentro de la iglesia y en hospitales cercanos a donde fueron llevadas las víctimas. Las imágenes de la escena que circularon en línea mostraron muebles quemados, incluidas mesas y sillas de madera. Se vio a los bomberos apagar el incendio mientras otros llevaban a las víctimas a las ambulancias.

Testigos dijeron que había muchos niños dentro del edificio de cuatro pisos cuando estalló el incendio.

“Hay niños, no sabíamos cómo llegar a ellos”, dijo Abu Bishoy. “Y no sabemos de quién es este hijo o de quién es esa hija. ¿Es posible?”

Un documento del hospital obtenido por The Associated Press dice que el hospital público de Imbaba recibió 20 cuerpos, incluidos 10 niños. Tres eran hermanos, gemelos de 5 años y un niño de 3 años, dijo. El obispo de la iglesia, Abdul Masih Bakhit, también estaba entre los muertos en la morgue del hospital.

Veintiún cuerpos fueron trasladados a otros hospitales. No se supo de inmediato si había niños entre ellos.

Mousa Ibrahim, vocero de la Iglesia Ortodoxa Copta, dijo a la AP que los trillizos de 5 años, su madre, abuela y una tía estaban entre los asesinados. Dijo que los funerales por los muertos se llevarían a cabo en dos iglesias en el vecindario cercano de Waraq.

El testigo Emad Hanna dijo que la iglesia incluye dos lugares utilizados como guardería y que un trabajador de la iglesia logró sacar a algunos niños.

“Subimos las escaleras y encontramos gente muerta. Y comenzamos a ver desde afuera que el humo se estaba haciendo más grande y que la gente quería saltar desde el piso superior”, dijo Hanna.

“Encontramos a los niños”, algunos muertos, otros vivos, dijo.

El ministro de salud del país culpó al humo y a una estampida cuando la gente intentaba huir del fuego por causar las muertes. Fue una de las peores tragedias de incendios en Egipto en los últimos años.

La iglesia está ubicada en una calle estrecha en uno de los barrios más densamente poblados de El Cairo. El domingo es el primer día laborable de la semana y los atascos de tráfico obstruyen las calles de Imbama y sus alrededores por la mañana.

Algunos familiares criticaron lo que dijeron fueron retrasos en la llegada de ambulancias y bomberos. “Vinieron después de que la gente muriera… Vinieron después de que la iglesia se incendiara”, gritó una mujer parada afuera de la iglesia en llamas.

El ministro de Salud, Khaled Abdel-Ghafar, respondió que la primera ambulancia llegó al lugar dos minutos después de que se informara del incendio.

Quince vehículos de extinción de incendios fueron enviados al lugar para apagar las llamas mientras las ambulancias transportaban a las víctimas a los hospitales cercanos, dijeron las autoridades.

El presidente Abdel Fattah el-Sissi habló por teléfono con el papa cristiano copto Tawadros II para ofrecerle sus condolencias, dijo la oficina del presidente. El jeque Ahmed al-Tayeb, el Gran Imán de Al-Azhar y otros funcionarios del gobierno también ofrecieron sus condolencias al líder de la iglesia copta.

“Sigo de cerca los desarrollos del trágico accidente”, escribió el-Sissi en Facebook. “Ordené a todas las agencias e instituciones estatales involucradas que tomen todas las medidas necesarias e inmediatamente que se ocupen de este accidente y sus efectos”.

Abdel-Ghafar, el ministro de Salud, dijo en un comunicado que dos de los heridos fueron dados de alta de un hospital mientras que los demás aún estaban siendo tratados.

El Ministerio del Interior dijo que recibió un informe del incendio a las 9 a.m. hora local, y los primeros en responder descubrieron que el incendio se había producido en un aire acondicionado en el segundo piso del edificio.

El ministerio, que supervisa a la policía y los bomberos, atribuyó el incendio a un cortocircuito eléctrico, que produjo enormes cantidades de humo. Mientras tanto, el fiscal jefe del país, Hamada el-Sawy, ordenó una investigación y se envió un equipo de fiscales a la iglesia. Dijo que la mayoría de las víctimas murieron por inhalación de humo.

Más tarde el domingo, los servicios de emergencia dijeron que lograron apagar el incendio y el primer ministro y otros altos funcionarios del gobierno llegaron para inspeccionar el lugar. El primer ministro Mustafa Madbouly dijo que las víctimas sobrevivientes y las familias de los muertos recibirían pagos como compensación y que el gobierno reconstruiría la iglesia.

Los cristianos de Egipto representan alrededor del 10% de los más de 103 millones de habitantes del país y se han quejado durante mucho tiempo de la discriminación por parte de la mayoría musulmana del país.

El incendio del domingo fue una de las peores tragedias de incendios de los últimos años en Egipto, donde las normas de seguridad y las normas contra incendios se aplican de manera deficiente. En marzo del año pasado, un incendio en una fábrica de ropa cerca de El Cairo mató al menos a 20 personas e hirió a 24 más.