PERTH, Australia (AP) — Un hombre que podría haber tenido un canguro salvaje como mascota fue asesinado por el animal en el suroeste de Australia, dijo la policía el martes. Según los informes, fue el primer ataque fatal de un canguro en Australia desde 1936.

Un pariente encontró al hombre de 77 años con “lesiones graves” en su propiedad el domingo en la zona semirural de Redmond, a 250 millas al sureste de Perth, la capital del estado de Australia Occidental.

Se creía que había sido atacado ese mismo día por el canguro, al que la policía mató a tiros porque impedía que los paramédicos llegaran al hombre herido, dijo la policía.

“El canguro representaba una amenaza continua para los servicios de emergencia”, dijo el comunicado.

El hombre murió en el lugar. La policía está preparando un informe para un médico forense que registrará una causa oficial de muerte.

La policía cree que la víctima tenía al canguro salvaje como mascota.

Existen restricciones legales para tener fauna autóctona australiana como mascotas, pero la oficina de prensa de la policía dijo el martes que no tenían información para hacer pública sobre si la víctima tenía un permiso.

Tanya Irwin, que cuida macrópodos en el servicio de rescate de animales nativos en Perth, dijo que las autoridades rara vez otorgan permisos para tener canguros en Australia Occidental.

“Parece que era un macho adulto y se vuelven bastante agresivos y no les va bien en cautiverio”, dijo Irwin.

“No sabemos cuál era la situación; Si tenía dolor o por qué estaba en cautiverio y desafortunadamente… no son un animal lindo, son un animal salvaje”, agregó Irwin.

Irwin dijo que su centro de rescate siempre rehabilita animales nativos con el objetivo de devolverlos a la naturaleza, en particular a los canguros.

“Necesitas un permiso especial para poder hacer eso. No creo que realmente los den muy a menudo a menos que sea un centro de vida silvestre con personas capacitadas que saben lo que están haciendo”, dijo.

Los canguros grises occidentales son comunes en el suroeste de Australia. Pueden pesar hasta 54 kilogramos (119 libras) y medir 1.3 metros (4 pies y 3 pulgadas) de altura.

Los machos pueden ser agresivos y pelear con las personas con las mismas técnicas que usan entre ellos. Usan sus cortas extremidades superiores para agarrar a su oponente, usan sus musculosas colas para soportar el peso de su cuerpo y luego atacan con sus poderosas patas traseras con garras.

En 1936, William Cruickshank, de 38 años, murió en un hospital de Hillston, en el estado de Nueva Gales del Sur, en la costa este de Australia, meses después de haber sido atacado por un canguro.

Cruickshank sufrió heridas extensas en la cabeza, incluida una mandíbula rota, cuando intentaba rescatar a sus dos perros de un gran canguro, informó el periódico The Sydney Morning Herald en ese momento.