HOBART, Australia (AP) — Unas 230 ballenas quedaron varadas en la costa oeste de Tasmania, apenas unos días después de que se encontraran 14 cachalotes varados en una isla frente a la costa sureste.

La manada varada en Ocean Beach parece ser ballenas piloto y se presume que al menos la mitad todavía está viva, dijo el miércoles el Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Tasmania.

Un equipo del Programa de Conservación Marina estaba reuniendo equipo de rescate de ballenas y se dirigía al área, dijo el departamento.

Un residente le dijo a Australian Broadcasting Corp. que las ballenas eran visibles cerca de la entrada al puerto de Macquarie y describió el varamiento como un “gigantesco evento”.

David Midson, gerente general del Consejo de la Costa Oeste, instó a las personas a mantenerse alejadas.

“Las ballenas son una especie protegida, incluso una vez muertas, y es un delito interferir con un cadáver”, dijo el departamento de medio ambiente.

El científico marino de la Universidad de Griffith, Olaf Meynecke, dijo que es inusual que los cachalotes lleguen a la costa. Dijo que las temperaturas más cálidas también podrían estar cambiando las corrientes oceánicas y moviendo la comida tradicional de las ballenas.

“Irán a diferentes áreas y buscarán diferentes fuentes de alimentos”, dijo Meynecke. “Cuando hacen esto, no están en las mejores condiciones físicas porque pueden estar muriendo de hambre, por lo que esto puede llevarlos a tomar más riesgos y tal vez a acercarse a la orilla”.

Catorce cachalotes fueron descubiertos el lunes por la tarde en King Island, parte del estado de Tasmania en el Estrecho de Bass entre Melbourne y la costa norte de Tasmania. El departamento dijo que no es inusual que se vean cachalotes en Tasmania.

El calderón es conocido por encallar en masa, por razones que no se comprenden del todo.

Hace dos años, alrededor de 470 ballenas piloto de aleta larga fueron encontradas varadas en bancos de arena frente a la costa oeste de Tasmania en el mayor varamiento masivo registrado en Australia. Después de un esfuerzo de una semana, 111 de esas ballenas fueron rescatadas pero el resto murió.